Levítico: Levítico

Páginas vistas en total

Translate

miércoles, 4 de junio de 2014

Levítico

Libro tercero de moisés

Levítico (Lv) 27 Capitulos

Autor: Moisés, de acuerdo con la tradición
Tema: La santidad de Dios y la pureza del creyente en la vida cotidiana
Palabras clave: Santidad, ofrenda, sacrificio



Levítico capítulo 1
[1] El Señor llamó a Moisés y le habló desde la tienda del encuentro: [2] ---Di a los israelitas: Cuando ofrezcáis una oblación al Señor, vuestra ofrenda será de ganado mayor o menor. [3] »Si es un holocausto de ganado mayor, ofrecerá un macho sin defecto, lo llevará a la entrada de la tienda del encuentro para que lo acepte el Señor. [4] Pondrá la mano sobre la cabeza de la víctima, y el Señor se lo aceptará como expiación. [5] Degollará la res en presencia del Señor. Los sacerdotes aaronitas ofrecerán la sangre y con ella rociarán por todos los lados el altar, que está a la entrada de la tienda del encuentro. [6] Desollará la víctima y la descuartizará. [7] Los sacerdotes aaronitas harán fuego sobre el altar y apilarán leña sobre el fuego. [8] Los sacerdotes aaronitas colocarán después cabeza, trozos y grasa sobre la leña, sobre el fuego, sobre el altar. [9] Lavarán vísceras y patas. El sacerdote lo dejará quemarse completamente sobre el altar. Es un holocausto: oblación de aroma que aplaca al Señor. [10] »Si es un holocausto de ganado menor, corderos o cabritos, ofrecerá un macho sin defecto. [11] Lo degollará en el lado norte del altar, en presencia del Señor. Los sacerdotes aaronitas rociarán con la sangre todos los lados del altar. [12] El sacerdote lo descuartizará y colocará la cabeza y la grasa sobre la leña, sobre el fuego, sobre el altar. [13] Lavarán vísceras y patas. El sacerdote lo dejará quemarse completamente sobre el altar. Es un holocausto: oblación de aroma que aplaca al Señor. [14] »Si es un holocausto de aves, su ofrenda será de tórtolas o pichones. [15] El sacerdote la llevará al altar y le retorcerá el pescuezo. La dejará quemarse sobre el altar, después de exprimir la sangre a un lado del mismo. [16] Le quitará buche y plumas, y los arrojará al este del altar, en el lugar de las cenizas. [17] Le rasgará las alas sin arrancarlas, y el sacerdote dejará quemarse la víctima sobre el altar, sobre la leña, sobre el fuego. Es un holocausto: oblación de aroma que aplaca al Señor.

Levítico capítulo 2
[1] ---Cuando alguien haga una oblación al Señor, su ofrenda será de flor de harina, sobre la que se echará aceite y pondrá incienso. [2] La llevará a los sacerdotes aaronitas, y uno de éstos, tomando un pellizco de flor de harina, con aceite y todo el incienso, lo dejará quemarse sobre el altar, en obsequio. Es una oblación de aroma que aplaca al Señor. [3] El resto de la ofrenda será para Aarón y sus descendientes. Es la porción sagrada de la oblación al Señor. [4] »Si haces una ofrenda cocida al horno, ésta será de roscas ázimas de flor de harina amasadas con aceite y de obleas ázimas untadas de aceite. [5] »Si tu ofrenda es a la sartén, ésta será de flor de harina ázima amasada con aceite. [6] La migarás y le echarás encima aceite. Es una ofrenda. [7] »Si tu ofrenda es a la parrilla, ésta será de flor de harina con aceite. [8] La ofrenda así preparada la presentarás al Señor llevándola al sacerdote, quien la pondrá junto al altar. [9] Tomará de la ofrenda el obsequio y lo dejará quemarse sobre el altar. Es una oblación de aroma que aplaca al Señor. [10] El resto de la ofrenda será para Aarón y sus descendientes. Es la porción sagrada de la oblación al Señor. [11] Toda ofrenda que hagáis al Señor será sin fermentar, porque nada que contenga levadura o miel debe ser quemado en oblación al Señor. [12] Lo podéis ofrecer al Señor como primicias, pero no lo pondréis sobre el altar como aroma que aplaca. [13] Sazonaréis todas las ofrendas. No dejéis de echar a vuestras ofrendas la sal de la alianza de tu Dios. Todas las ofrecerás sazonadas. [14] Si haces una ofrenda de primicias al Señor, ésta será de granos de espigas tiernas, tostados y machacados. [15] Le echarás aceite y le pondrás incienso. Es una ofrenda. [16] El sacerdote quemará, en obsequio, algo de la masa y el aceite con todo el incienso. Es una oblación al Señor.


Levítico capítulo 3
[1] ---Cuando su ofrenda sea un sacrificio de comunión:»Si es de ganado mayor, ofrecerá al Señor un macho o una hembra sin defecto. [2] Pondrá la mano sobre la cabeza de la víctima y la degollará a la entrada de la tienda del encuentro. Los sacerdotes aaronitas rociarán con la sangre el altar por todos los lados. [3] Del sacrificio de comunión ofrecerá en oblación al Señor la grasa que envuelve las vísceras y su gordura, [4] los dos riñones con su grasa, la grasa junto a los lomos y el lóbulo del hígado junto a los riñones: todo esto lo apartará. [5] Los aaronitas la dejarán quemarse sobre el altar, sobre el holocausto, sobre la leña, sobre el fuego. Es una ofrenda de aroma que aplaca al Señor. [6] »Si es de ganado menor, ofrecerá al Señor un macho o una hembra sin defecto. [7] Si es un cordero lo que ofrece, lo llevará a la presencia del Señor. [8] Pondrá la mano sobre la cabeza de la víctima y la degollará ante la tienda del encuentro. Los sacerdotes aaronitas rociarán con la sangre el altar por todos los lados. [9] Del sacrificio de comunión ofrecerán en oblación al Señor la grasa, la cola entera cortada desde la rabadilla, la grasa que envuelve las vísceras y sus gorduras: [10] los dos riñones con su grasa, la grasa junto a los lomos y el lóbulo del hígado junto a los riñones: todo esto lo apartará. [11] El sacerdote la dejará quemarse sobre el altar. Es comida en oblación al Señor. [12] Si es un cabrito lo que ofrece, lo llevará a la presencia del Señor. [13] Pondrá la mano sobre la cabeza de la víctima y la degollará ante la tienda del encuentro. Los sacerdotes aaronitas rociarán con la sangre el altar por todos los lados. [14] De él ofrecerán en oblación al Señor la grasa que envuelve las vísceras y sus gorduras, [15] los dos riñones con su grasa, la grasa junto a los lomos y el lóbulo del hígado junto a los riñones: todo esto lo apartará. [16] El sacerdote lo dejará quemarse sobre el altar. Es comida en oblación de aroma que aplaca al Señor. Toda grasa le pertenece al Señor. [17] Ley perpetua para todas vuestras generaciones y en todos vuestros poblados: no comeréis grasa ni sangre.

Levítico capítulo 4
[1] El Señor habló a Moisés: [2] ---Di a los israelitas: Cuando alguien, por inadvertencia, traspase alguna de las prohibiciones del Señor, haciendo algo prohibido: [3] »Si es el sacerdote ungido el que cometió la transgresión, comprometiendo así al pueblo, ofrecerá al Señor por la transgresión cometida un novillo sin defecto en sacrificio expiatorio. [4] Lo llevará a la entrada de la tienda del encuentro, a la presencia del Señor. Pondrá la mano sobre la cabeza de la víctima y la degollará en presencia del Señor. [5] El sacerdote ungido tomará sangre del novillo y la llevará a la tienda del encuentro. [6] Mojando un dedo en la sangre y en presencia del Señor, salpicará con ella siete veces en dirección a la cortina del santuario. [7] Luego, en presencia del Señor, el sacerdote untará con la sangre los salientes del altar del sahumerio, situado en la tienda del encuentro, y derramará toda la sangre del novillo al pie del altar de los holocaustos, situado a la entrada de la tienda del encuentro. [8] Quitará al novillo de expiación toda la grasa: la grasa que envuelve las vísceras y sus gorduras: [9] los dos riñones con sus grasas, la grasa junto a los lomos y el lóbulo del hígado junto a los riñones; todo esto lo apartará, [10] como se hace con el toro del sacrificio de comunión. El sacerdote la dejará quemarse sobre el altar de los holocaustos. [11] El resto del novillo, la piel, la carne con cabeza y patas, vísceras y excrementos, [12] lo sacará fuera del campamento a un lugar puro, al vertedero de cenizas, y lo quemará sobre la leña. En el vertedero de cenizas debe ser quemado. [13] »Si es toda la comunidad israelita la que por inadvertencia traspasó alguna prohibición del Señor, incurriendo así en reato, y el asunto queda oculto a la comunidad, [14] ésta, al darse cuenta de la transgresión cometida, ofrecerá en sacrificio expiatorio un novillo, que llevará hasta la tienda del encuentro. [15] Las autoridades pondrán las manos sobre la cabeza de la víctima y la degollarán en presencia del Señor. [16] Luego el sacerdote ungido llevará sangre del novillo a la tienda del encuentro. [17] Mojando un dedo en la sangre y en presencia del Señor, salpicará con ella siete veces en dirección a la cortina del santuario. [18] Untará con la sangre los salientes del altar del sahumerio, situado ante el Señor en la tienda del encuentro, y derramará toda la sangre al pie del altar de los holocaustos, situado a la entrada de la tienda del encuentro. [19] Le quitará toda la grasa y la dejará quemarse sobre el altar. [20] Hará con este novillo como se hace con el del sacrificio expiatorio. El sacerdote expía así por ellos y quedan perdonados. [21] Sacará el novillo fuera del campamento y lo quemará como el primero. Es el sacrificio expiatorio de la asamblea. [22] »Si es un jefe el que por inadvertencia traspasó alguna prohibición del Señor, su Dios, incurriendo así en reato, [23] al darse cuenta de la transgresión cometida, ofrecerá en oblación un macho sin defecto. [24] Pondrá la mano sobre la cabeza de la víctima, y en presencia del Señor la degollará en el matadero de los holocaustos. Es un sacrificio expiatorio. [25] El sacerdote, mojando un dedo en la sangre de la víctima, untará los salientes del altar de los holocaustos y derramará la sangre al pie del mismo altar. [26] Toda la grasa la dejará quemarse sobre el altar como se hace con los sacrificios de comunión. El sacerdote expía así por su transgresión, y queda perdonado. [27] »Si es un propietario el que por inadvertencia traspasó alguna prohibición del Señor, incurriendo así en reato, [28] al darse cuenta de la transgresión cometida, ofrecerá una cabra sin defecto en sacrificio expiatorio. [29] Pondrá la mano sobre la cabeza de la víctima y la degollará en el matadero de los holocaustos. [30] El sacerdote, mojando un dedo en la sangre, untará los salientes del altar de los holocaustos y derramará la sangre al pie del mismo altar. [31] Le quitará toda la grasa, como en los sacrificios de comunión, y la dejará quemarse sobre el altar como aroma que aplaca al Señor. El sacerdote expía así por él y queda perdonado. [32] Si ofrece un cordero en sacrificio expiatorio, será hembra y sin defecto. [33] Pondrá la mano sobre la cabeza de la víctima y la degollará en sacrificio expiatorio en el matadero de los holocaustos. [34] El sacerdote, mojando un dedo en la sangre de la víctima, untará los salientes del altar de los holocaustos y derramará toda la sangre al pie del mismo altar. [35] Le quitará toda la grasa, como al cordero de los sacrificios de comunión, y la dejará quemarse sobre el altar en oblación al Señor. El sacerdote expía así por su transgresión, y queda perdonado.

Levítico capítulo 5
[1] ---Si alguno, citado bajo pena a comparecer como testigo --de vista o de oído--, no declara, peca e incurre en culpa. [2] »Si alguno, sin darse cuenta, toca algo impuro, sea el cadáver de una fiera impura, sea el cadáver de ganado impuro, o el de un animal impuro, también, cuando se entere, incurre en reato. [3] »Si alguno, sin darse cuenta, toca a una persona impura, manchada con cualquier clase de impureza, cuando se entere, incurre en reato. [4] »Si alguno, sin darse cuenta, jura a la ligera, para mal o para bien --como hace la gente--, cuando se entere, incurre en reato. [5] »El que por cualquiera de estas causas incurra en reato, confesará su transgresión. [6] Y por la transgresión cometida, en penitencia, ofrecerá al Señor una hembra de ganado menor, oveja o cabra, por su transgresión. El sacerdote expiará por su transgresión, y se le perdonará. [7] »Si no tiene lo suficiente para un cabrito, por la transgresión cometida ofrecerá al Señor dos tórtolas o dos pichones: uno en sacrificio expiatorio y el otro en holocausto. [8] El sacerdote los llevará y ofrecerá en primer lugar la víctima del sacrificio expiatorio, le retorcerá el pescuezo por la cerviz, sin arrancarlo. [9] Con la sangre de la víctima salpicará la pared del altar y exprimirá el resto de la sangre al pie del mismo altar. Es un sacrificio expiatorio. [10] El segundo lo ofrecerá en holocausto, según el ritual. El sacerdote expiará por la transgresión cometida, y se le perdonará. [11] »Y si no tiene lo suficiente para dos tórtolas o dos pichones, por la transgresión cometida hará una ofrenda de veintidós decilitros de flor de harina. No le pondrá aceite ni incienso, porque es un sacrificio expiatorio. [12] La llevará al sacerdote, y éste, tomando un pellizco en obsequio, lo dejará quemarse sobre el altar, en oblación al Señor. Es un sacrificio expiatorio. [13] El sacerdote expiará por la transgresión cometida en cualquiera de estos casos, y se le perdonará. El resto, como las ofrendas de flor de harina, le corresponde al sacerdote. [14] El Señor dijo a Moisés: [15] ---El que cometa un delito, defraudando por inadvertencia algo consagrado al Señor, ofrecerá al Señor en penitencia un carnero sin defecto, tasado en veinte gramos de plata --pesos del templo--. [16] Y lo que defraudó lo restituirá con recargo de un veinte por ciento. Lo entregará al sacerdote, y éste expiará por él, con el carnero del sacrificio penitencial, y se le perdonará. [17] Si alguno, sin darse cuenta, traspasa alguna prohibición del Señor, incurre en reato y carga con la culpa. [18] Llevará al sacerdote un carnero sin defecto, tasado en proporción al reato. El sacerdote expiará por el pecado cometido por inadvertencia, y se le perdonará. [19] Es un sacrificio penitencial por el reato en que incurrió contra el Señor. [20] El Señor dijo a Moisés:[21] ---El que cometa un delito contra el Señor defraudando a su prójimo, en un concepto de depósito, préstamo, robo, explotación o [22] apropiación con perjurio de algo perdido --uno de los pecados que suelen cometer los hombres--, [23] pecando e incurriendo en reato, deberá restituir lo robado, lo ganado con explotación, el depósito o lo perdido que se apropió [24] con perjurio. Lo restituirá por completo con recargo de un veinte por ciento, y se lo devolverá al propietario al ofrecer el sacrificio penitencial. [25] Como víctima, ofrecerá al Señor un carnero sin defecto, tasado en proporción al delito. [26] Lo llevará al sacerdote, y éste hará la expiación ante el Señor, y se le perdonará cualquier delito que haya cometido.

Levítico capítulo 6
[1] El Señor habló a Moisés: [2] ---Da estas órdenes a Aarón y a sus hijos: El holocausto arderá sobre el fuego del altar de la noche a la mañana, y el fuego del altar arderá sin apagarse. [3] El sacerdote, vistiéndose un calzón de lino y una camisa también de lino, retirará del altar la ceniza que deja el fuego al consumir el holocausto y la dejará junto al altar. [4] Después se cambiará de vestiduras para sacar la ceniza fuera del campamento a un lugar puro. [5] El fuego del altar ha de arder sin apagarse, el sacerdote lo alimentará con leña cada mañana, sobre ella colocará el holocausto y dejará que se queme la grasa de los sacrificios de comunión. [6] Es un fuego que ha de arder sobre el altar continuamente, sin apagarse. [7] Rito de la ofrenda: Los aaronitas llevarán la ofrenda al altar, a la presencia del Señor. [8] Y tomando de la ofrenda un pellizco de flor de harina con aceite y todo el incienso, lo dejará quemarse sobre el altar en obsequio de aroma que aplaca al Señor. [9] El resto de la ofrenda lo comerán Aarón y sus hijos. Se comerá sin levadura, en lugar sagrado, en el atrio de la tienda del encuentro lo comerán. [10] No se cocerá fermentado, es la parte que les doy de mi oblación. Es porción sagrada, como en el sacrificio expiatorio y en el sacrificio penitencial. [11] La pueden comer todos los varones aaronitas: es vuestra porción de las oblaciones del Señor, en las sucesivas generaciones. El que las toque queda santificado. [12] El Señor dijo a Moisés: [13] ---Ofrenda de Aarón y sus hijos el día de su unción: Veintidós decilitros de flor de harina como ofrenda permanente, la mitad por la mañana y la mitad al atardecer. [14] La presentarás desleída con aceite en la sartén, y la ofrenda hecha migajas la ofrecerás en aroma que aplaca al Señor. [15] Igualmente hará el sacerdote ungido que le suceda. Es ley perpetua: toda ella se quemará en honor al Señor. [16] Toda ofrenda sacerdotal se ha de quemar por completo, no se comerá. [17] El Señor habló a Moisés: [18] ---Di a Aarón y a sus hijos: La víctima expiatoria se degollará en el matadero de los holocaustos, en presencia del Señor. Es porción sagrada. [19] El sacerdote que la ofrece la comerá. Se comerá en lugar sagrado, en el atrio de la tienda del encuentro. [20] El que toque su carne queda santificado. El vestido sobre el que salpique sangre de aspersión se lavará en lugar sagrado. [21] La vasija en que se cueza, si es de loza, se romperá; si es de bronce, se fregará y se enjuagará. [22] Pueden comer la carne todos los sacerdotes varones. Es porción sagrada. [23] Pero ninguna víctima expiatoria cuya sangre haya de llevarse a la tienda del encuentro, para expiar en el santuario, se comerá; debe ser quemada.

Levítico capítulo 7
[1] Rito del sacrificio penitencial: ---Es porción sagrada. [2] Degollarán la víctima del sacrificio penitencial en el matadero de los holocaustos. El sacerdote con la sangre rociará el altar por todos los lados. [3] Ofrecerá toda la grasa: la cola y la grasa que envuelve las vísceras, [4] los dos riñones con su grasa, la grasa junto a los lomos y el lóbulo del hígado junto a los riñones: todo esto lo apartará. [5] Lo dejará quemarse sobre el altar en oblación al Señor. Es un sacrificio penitencial. [6] Lo puede comer todo sacerdote varón, se comerá en lugar sagrado. Es porción sagrada. [7] El mismo rito vale para el sacrificio expiatorio y para el penitencial. Le pertenece al sacerdote que hace la expiación. [8] Al sacerdote que ofrece el holocausto le pertenece la piel de la víctima. [9] Toda ofrenda cocida al horno, asada a la parrilla o frita en la sartén le pertenece al sacerdote celebrante. [10] Toda ofrenda amasada con aceite o seca les pertenece a los aaronitas, a todos por igual. [11] Rito de los sacrificios de comunión que se ofrecen al Señor:[12] »Si es un sacrificio de acción de gracias, además de la víctima, se ofrecerán roscas ázimas amasadas con aceite, obleas ázimas untadas de aceite y flor de harina desleída en aceite. [13] Con la víctima del sacrificio de comunión, de acción de gracias, hará una ofrenda de roscas de pan fermentado. [14] De todas estas oblaciones se ofrecerá una en tributo al Señor. Ella le pertenece al sacerdote que roció con la sangre de la víctima. [15] La carne de este sacrificio de acción de gracias se comerá el día en que se ofrece, sin dejar nada para el día siguiente. [16] »Si es un sacrificio voluntario o en cumplimiento de un voto, se comerá la víctima el día en que se ofrece; el resto se comerá al día siguiente. [17] Pero si sobra carne de la víctima, se quemará al tercer día. [18] Y si alguno come carne de este sacrificio de comunión al tercer día, el sacrificio es inválido, no se le tendrá en cuenta. Lo que sobra se considera desecho, y el que lo coma cargará con la culpa. [19] La carne que toque algo impuro no se puede comer. Hay que quemarla. Sólo el que está puro podrá comer la carne. [20] El que estando impuro coma de la carne del sacrificio de comunión ofrecida al Señor, será excluido de su pueblo. [21] El que habiendo tocado algo impuro --de hombre, de ganado impuro o de cualquier animal impuro-- coma carne del sacrificio de comunión ofrecido al Señor, será excluido de su pueblo. [22] El Señor habló a Moisés: [23] ---Di a los israelitas: No comerás grasa de toro, cordero ni cabrito. [24] La grasa de un animal muerto o desgarrado por una bestia servirá para cualquier uso, pero no la podéis comer. [25] Porque todo el que coma grasa del ganado ofrecido en oblación al Señor será excluido de su pueblo. [26] »No comeréis sangre ni de ganado ni de ave, en ninguno de vuestros poblados. [27] Todo el que coma sangre será excluido de su pueblo. [28] El Señor habló a Moisés: [29] ---Di a los israelitas: El que ofrezca un sacrificio de comunión al Señor, llevará de dicho sacrificio su ofrenda al Señor. [30] Él mismo llevará en oblación al Señor la grasa y el pecho, y lo agitará ritualmente en presencia del Señor. [31] El sacerdote dejará quemarse la grasa sobre el altar. El pecho le pertenece a Aarón y a sus hijos. [32] De vuestros sacrificios de comunión daréis como tributo al sacerdote la pierna derecha. [33] Al aaronita que ofrezca la sangre y la grasa del sacrificio de comunión le pertenece como arancel la pierna derecha. [34] Porque el pecho agitado ritualmente y la pierna del tributo lo recibo de los israelitas, de sus sacrificios de comunión, y se lo doy a Aarón, sacerdote, y a sus hijos. Es porción perpetua cedida por los israelitas. [35] Ésta es la ración de Aarón y de sus hijos, de las oblaciones al Señor, desde que son promovidos al sacerdocio del Señor. [36] El Señor ha mandado a los israelitas que se lo den a los sacerdotes, desde el día en que éstos son ungidos. Ley perpetua para todas vuestras generaciones». [37] Éste es el rito del holocausto, de la ofrenda, del sacrificio expiatorio, del penitencial, del sacrificio de consagración y del de comunión. [38] El Señor se lo mandó a Moisés en el monte Sinaí, cuando mandó a los israelitas en el desierto Sinaí que le ofrecieran oblaciones.

Levítico capítulo 8
[1] El Señor habló a Moisés: [2] ---Toma a Aarón y a sus hijos, los vestidos, el aceite de la unción, el novillo del sacrificio expiatorio, los dos carneros y el cestillo de panes ázimos,[3] y convoca a toda la asamblea a la entrada de la tienda del encuentro. [4] Moisés cumplió el mandato del Señor, y la asamblea se congregó a la entrada de la tienda del encuentro. [5] Moisés dijo a la asamblea: ---Esto es lo que manda hacer el Señor. [6] Después hizo acercarse a Aarón y a sus hijos y los hizo bañarse. [7] Le vistió la túnica y le ciñó la banda, le puso el manto y encima le colocó el efod, sujetándolo con el cinturón. [8] Le impuso el pectoral con los urim y tumim. [9] Le puso un turbante en la cabeza, y en el lado frontal del mismo le impuso la flor de oro, la diadema santa, como el Señor se lo había mandado. [10] Moisés, tomando después el aceite de la unción, ungió la morada y cuanto en ella había. Y los consagró. [11] Salpicó con el aceite siete veces sobre el altar y ungió el altar con todos sus utensilios, el barreño y su peana, para consagrarlos. [12] Luego derramó aceite sobre la cabeza de Aarón, y lo ungió para consagrarlo. [13] Después Moisés hizo acercarse a los hijos de Aarón, les vistió la túnica, les ciñó la banda y les puso sobre la cabeza las birretas, como el Señor se lo había ordenado. [14] Hizo traer el novillo del sacrificio expiatorio. Aarón y sus hijos pusieron sus manos sobre la cabeza de la víctima. [15] Moisés la degolló, y tomando sangre untó con el dedo los salientes del altar por todos los lados: así purificó el altar. Derramó la sangre al pie del altar, y así lo consagró para expiar en él. [16] Tomó toda la grasa que envuelve las vísceras, el lóbulo del hígado, los dos riñones con su grasa y lo dejó quemarse sobre el altar. [17] El resto del novillo, la piel, carne e intestinos, lo quemó fuera del campamento, como el Señor se lo había ordenado. [18] Hizo traer el carnero del holocausto. Aarón y sus hijos pusieron sus manos sobre la cabeza de la víctima. [19] Moisés lo degolló y roció con la sangre el altar por todos los lados. [20] Descuartizó el carnero y dejó quemarse la cabeza, los trozos y la grasa. [21] Lavó vísceras y patas y dejó quemarse todo el carnero sobre el altar, como el Señor se lo había ordenado. Fue un holocausto: oblación de aroma que aplaca al Señor. [22] Hizo traer el segundo carnero, el de la consagración. Aarón y sus hijos pusieron sus manos sobre la cabeza de la víctima. [23] Moisés la degolló, y tomando sangre, untó con ella el lóbulo de la oreja derecha de Aarón y los pulgares de su mano y pie derechos. [24] Hizo acercarse a los hijos de Aarón y untó con sangre los lóbulos de sus orejas derechas y los pulgares de sus manos y pies derechos, y roció con la sangre el altar por todos sus lados. [25] Tomó la grasa y la cola, toda la grasa que envuelve las vísceras, el lóbulo del hígado, los dos riñones con su grasa y la pierna derecha. [26] Del cestillo de los panes ázimos, puesto en presencia del Señor, tomó una rosca ázima, una rosca de pan amasada con aceite y una oblea, y las colocó sobre la grasa y la pierna derecha. [27] Puso todo ello en manos de Aarón y sus hijos, y éste lo agitó ritualmente en presencia del Señor. [28] Luego Moisés lo recibió de sus manos y lo dejó quemarse sobre el altar del holocausto. Fue un sacrificio de consagración: oblación de aroma que aplaca al Señor. [29] Después tomó el pecho y lo agitó ritualmente en presencia del Señor. Era la ración del carnero de consagración que le pertenecía a Moisés, como se lo había ordenado el Señor. [30] Moisés tomó el aceite de la unción y sangre del altar y salpicó sobre Aarón y sus vestidos, sobre los hijos de Aarón y sus vestidos, y así los consagró. [31] Moisés dijo a Aarón y a sus hijos: ---Coced la carne a la entrada de la tienda del encuentro y allí la comeréis con el pan que hay en el cestillo del sacrificio de consagración; así se me ordenó: Lo comerán Aarón y sus hijos. [32] Las sobras de carne y pan las quemaréis. [33] Durante siete días no saldréis por la puerta de la tienda del encuentro, hasta que concluya el tiempo de vuestra consagración. Porque vuestra consagración ha de durar siete días. [34] Lo que se ha hecho hoy ha mandado el Señor que se haga para obtener vuestra expiación. [35] Permaneceréis siete días y siete noches a la entrada de la tienda del encuentro y respetaréis las prohibiciones del Señor. Así no moriréis. Así se me ha ordenado. [36] Y Aarón y sus hijos cumplieron todo lo que el Señor había mandado por medio de Moisés.

Levítico capítulo 9
[1] El día octavo Moisés llamó a Aarón, a sus hijos y al senado de Israel. [2] Y dijo a Aarón: ---Toma un novillo para el sacrificio expiatorio y un carnero para el holocausto, ambos sin defecto, y ofrécelos en presencia del Señor. [3] Y di a los israelitas: Tomad un macho cabrío para el sacrificio expiatorio, un novillo y un cordero añales y sin defecto, para el holocausto; [4] un toro y un carnero para el sacrificio de comunión --que sacrificaréis en presencia del Señor--, y una ofrenda amasada con aceite, porque hoy el Señor se os mostrará. [5] Llevaron ante la tienda del encuentro lo que Moisés había mandado, y acercándose toda la comunidad, se colocó ante el Señor. [6] Moisés les dijo: ---Cumplid cuanto el Señor ha ordenado, y se os mostrará su Gloria. [7] Después dijo a Aarón: ---Acércate al altar a ofrecer tu sacrificio expiatorio y tu holocausto. Expía así por ti y por el pueblo, presenta luego la ofrenda del pueblo y expía por él, como el Señor ha ordenado. [8] Aarón se acercó al altar y degolló el novillo de su sacrificio expiatorio. [9] Los aaronitas le acercaron la sangre, y él, mojando un dedo en ella, untó los salientes del altar. Después derramó la sangre al pie del mismo altar. [10] Dejó quemarse sobre el altar la grasa, los riñones y el lóbulo del hígado de la víctima, como el Señor se lo había ordenado a Moisés. [11] La carne y la piel las quemó fuera del campamento. [12] Después degolló la víctima del holocausto, los aaronitas le acercaron la sangre y él roció el altar por todos los lados. [13] Le acercaron la víctima descuartizada y la cabeza, y Aarón las dejó quemarse sobre el altar. [14] Lavó vísceras y patas y las dejó quemarse sobre el holocausto, sobre el altar. [15] Aarón tomó el macho cabrío, víctima expiatoria del pueblo, y lo degolló en sacrificio expiatorio, igual que el primer macho cabrío. [16] Ofreció el holocausto según el ritual. [17] Hizo la ofrenda. Y tomando un puñado de ella, lo dejó quemarse sobre el altar --además de la ofrenda que acompaña el holocausto matutino--. [18] Degolló el toro y el carnero del sacrificio de comunión del pueblo, los aaronitas le acercaron la sangre y él roció el altar por todos los lados. [19] La grasa del toro y del carnero, la cola, la grasa que envuelve las vísceras, los dos riñones con su grasa y el lóbulo del hígado, [20] los puso junto a la grasa del pecho y lo dejó quemarse sobre el altar. [21] El pecho y la pierna derecha los agitó ritualmente en presencia del Señor, como Moisés lo había ordenado. [22] Aarón, alzando las manos sobre el pueblo, lo bendijo, y después de haber ofrecido el sacrificio expiatorio, el holocausto y el sacrificio de comunión, bajó. [23] Aarón y Moisés entraron en la tienda del encuentro. Cuando salieron bendijeron al pueblo. Y la Gloria del Señor se mostró a todo el pueblo. [24] De la presencia del Señor salió fuego que devoró el holocausto y la grasa. Al verlo, el pueblo aclamó y cayó rostro a tierra.

Levítico capítulo 10
[1] Nadab y Abihú, hijos de Aarón, agarrando cada uno un incensario y poniendo en ellos brasas e incienso, presentaron al Señor un fuego profano que él no les había mandado. [2] De la presencia del Señor salió un fuego que los devoró, y murieron en presencia del Señor. [3] Moisés dijo a Aarón: ---A esto se refería el Señor cuando dijo: Mostraré mi santidad en mis ministros y mi Gloria ante todo el pueblo. Aarón no respondió. [4] Moisés llamó después a Misael y Elsafán, hijos de Uziel, tío de Aarón, y les dijo: ---Retirad a vuestros hermanos de la presencia del santuario y sacadlos fuera del campamento. [5] Se acercaron y, con sus túnicas, los sacaron fuera del campamento, como Moisés había ordenado. [6] Moisés dijo a Aarón y a sus hijos Eleazar e Itamar: ---No os despeinéis ni os vistáis harapos, así no moriréis ni se encenderá la ira del Señor contra la comunidad. Vuestros hermanos, los demás israelitas, se encargarán de llorar por el incendio que envió el Señor. [7] No salgáis por la puerta de la tienda del encuentro, no sea que muráis, porque estáis ungidos con aceite del Señor. Ellos hicieron lo que Moisés había dicho. [8] El Señor dijo a Aarón: [9] ---Cuando tengáis que entrar en la tienda del encuentro, tú o tus hijos, no bebáis vino ni licor, y no moriréis. Ley perpetua para vuestras generaciones. [10] Separad lo sacro de lo profano, lo puro de lo impuro. [11] Enseñad a los israelitas todos los preceptos que os comunicó el Señor por medio de Moisés. [12] Moisés dijo a Aarón y a los hijos que le quedaban, Eleazar e Itamar: ---Tomad la ofrenda, lo que sobra de la ofrenda al Señor, y comedlo sin levadura junto al altar, porque es porción sagrada. [13] La comeréis en lugar sagrado: es tu porción y la de tus hijos de la ofrenda del Señor. Así se me ha ordenado. [14] El pecho agitado ritualmente y la pierna del tributo los comeréis en lugar puro tú, tus hijos e hijas; es tu porción y la de tus hijos de los sacrificios de comunión de los israelitas. [15] La pierna del tributo y el pecho agitado ritualmente, que se ofrecen con la ofrenda de la grasa, agitándolos ritualmente ante el Señor, te pertenecen a ti y a tus hijos como porción perpetua. Así lo ha ordenado el Señor. [16] Moisés preguntó por el macho cabrío del sacrificio expiatorio, y ya estaba quemado. Se enfadó contra Eleazar e Itamar, únicos hijos vivientes de Aarón, y les dijo: [17] ---¿Por qué no comisteis la víctima expiatoria en lugar sagrado? Es porción sagrada, y el Señor os la ha dado, para que carguéis con la culpa de la comunidad y expiéis así por ellos ante el Señor. [18] Si no se llevó su sangre al interior del santuario, la debíais haber comido en lugar sagrado, como se me ha ordenado. [19] Aarón replicó a Moisés: ---Si el día que han ofrecido ante el Señor sus sacrificios expiatorios y sus holocaustos me ha sucedido esto, ¿cómo le podía agradar al Señor que yo comiese hoy la víctima expiatoria? [20] Moisés quedó satisfecho con la respuesta.

Levítico capítulo 11
[1] El Señor habló a Moisés y a Aarón: [2] ---Decid a los israelitas: »De los animales terrestres podéis comer [3] todos los rumiantes, bisulcos, de pezuña partida; [4] se exceptúan sólo los siguientes: el camello, que es rumiante, pero no tiene la pezuña partida: tenedlo por impuro; [5] el tejón, que es rumiante, pero no tiene la pezuña partida: tenedlo por impuro; [6] la liebre, que es rumiante, pero no tiene la pezuña partida: tenedla por impura; [7] el puerco, que es bisulco y tiene la pezuña partida, pero no es rumiante: tenedlo por impuro. [8] No comáis su carne ni toquéis su cadáver: son impuros. [9] »De los animales acuáticos, de mar o de río, podéis comer los que tienen escamas y aletas. [10] Y todo reptil o animal acuático, de mar o de río, que no tenga escamas y aletas, tenedlo por inmundo. [11] Son inmundos: no comáis su carne, y tened por inmundo su cadáver. [12] Todo animal acuático que no tiene escamas y aletas tenedlo por inmundo. [13] »De las aves tened por inmundas las siguientes --no son comestibles, pues son inmundas--: el águila, el quebrantahuesos y el buitre negro; [14] el milano y el buitre en todas sus variedades; [15] el cuervo en todas sus variedades; [16] el avestruz, el chotacabras y la gaviota; el halcón en todas sus variedades; [17] el búho, el mergo y el mochuelo; [18] la corneja, el pelícano y el calamón; [19] la cigüeña y la garza en todas sus variedades; la abubilla y el murciélago. [20] »Todo insecto que camine a cuatro patas tenedlo por inmundo. [21] De estos insectos de cuatro patas podéis comer únicamente los que tienen las patas traseras más largas que las delanteras, para saltar con ellas sobre el suelo. [22] Podéis comer los siguientes: la langosta en todas sus variedades, el cortapicos en todas sus variedades, el grillo en todas sus variedades, el saltamontes en todas sus variedades. [23] Los demás insectos de cuatro patas tenedlos por inmundos. [24] El que toque su cadáver, quedará impuro, [25] y el que transporte su cadáver, lavará sus vestidos y quedará impuro hasta la tarde. [26] »Todo animal bisulco que no sea rumiante ni de pezuña partida tenedlo por impuro: el que lo toque, quedará impuro hasta la tarde. [27] »De los animales cuadrúpedos tened por impuros los plantígrados; el que toque su cadáver, quedará impuro hasta la tarde; [28] el que transporte su cadáver, lavará sus vestidos y quedará impuro hasta la tarde. Tenedlos por impuros. [29] »De los reptiles tened por impuros los siguientes: la comadreja, el ratón, el lagarto en todas sus variedades, [30] el geco, la salamandra, el camaleón, el erizo y el topo. [31] Éstos son los reptiles que tendrán por impuros. El que los toque después de muertos quedará impuro hasta la tarde. [32] Todo objeto de madera, de paño, de cuero, o de saco --todo utensilio-- sobre el que caiga un animal de éstos después de muerto quedará impuro: lo meteréis en agua, y quedará impuro hasta la tarde. Después volverá a ser puro. [33] Todo cacharro de loza donde caiga un animal de éstos lo romperéis. Y lo que haya dentro quedará impuro: [34] la comida preparada con agua quedará impura y la bebida --cualquiera que sea el tipo de recipiente-- quedará impura. [35] Todo objeto sobre el que caiga el cadáver de esos animales quedará impuro: el hornillo y el fogón serán destruidos, porque quedan impuros y por impuros los tendréis. [36] Sólo se exceptúan las fuentes, los pozos y las albercas que siguen puras. Pero el que toque un cadáver de estos animales quedará impuro. [37] Si uno de estos cadáveres cae sobre grano de sembrar, éste queda puro; [38] pero si el grano ha sido humedecido y cae sobre él uno de estos cadáveres, tenedlo por impuro. [39] »Cuando muere un animal comestible, el que toque su cadáver quedará impuro hasta la tarde, [40] el que coma su carne, lavará sus vestidos y quedará impuro hasta la tarde; el que transporte su cadáver, lavará sus vestidos y quedará impuro hasta la tarde. [41] »Todo reptil es inmundo y no se come. [42] Ningún reptil es comestible, ni los que se arrastran sobre el vientre ni los que avanzan a cuatro patas ni los ciempiés: son inmundos. [43] No os volváis inmundos también vosotros con esos reptiles ni os contaminéis con ellos ni os dejéis manchar por ellos. [44] Yo soy el Señor, vuestro Dios, santificaos y sed santos, porque yo soy santo. No os volváis impuros con esos reptiles, que se arrastran por el suelo. [45] Yo soy el Señor que os saqué de Egipto para ser vuestro Dios: Sed santos, porque yo soy santo.[46] Ésta es la ley sobre los animales terrestres, las aves, los animales que se mueven en el agua y sobre todos los reptiles; [47] la ley que enseña a separar lo impuro de lo puro, los animales comestibles de los no comestibles.

Levítico capítulo 12
[1] El Señor habló a Moisés: [2] ---Di a los israelitas: Cuando una mujer conciba y dé a luz un hijo, quedará impura durante siete días, como en la impureza por menstruación. [3] El octavo día circuncidarán al hijo, [4] y ella pasará treinta y tres días purificando su sangre: no tocará cosa santa ni entrará en el templo hasta terminar los días de su purificación. [5] Si da a luz una hija, quedará impura durante dos semanas, como en la menstruación, y pasará sesenta y seis días purificando su sangre. [6] Al terminar los días de su purificación --por hijo o por hija--, llevará al sacerdote, a la entrada de la tienda del encuentro, un cordero añal en holocausto y un pichón o una tórtola en sacrificio expiatorio. [7] El sacerdote los ofrecerá al Señor, hará la expiación por ella y quedará purificada del flujo de su sangre. Ésta es la ley sobre la mujer que da a luz un hijo o una hija. [8] Si no tiene medios para comprarse un cordero, que tome dos tórtolas o dos pichones: uno para el holocausto y el otro para el sacrificio expiatorio. El sacerdote hará la expiación por ella, y quedará pura.

Levítico capítulo 13
[1] El Señor dijo a Moisés y a Aarón: [2] ---Cuando alguno tenga una inflamación, una erupción o una mancha en la piel y se le produzca una afección cutánea, será llevado ante Aarón, el sacerdote, o cualquiera de sus hijos sacerdotes. [3] El sacerdote examinará la parte afectada; si el pelo en ella se ha vuelto blanco y aparece hundida, es un caso de afección cutánea. Después de examinarlo, el sacerdote lo declarará impuro. [4] Si se trata de una mancha blanquecina en la piel, pero no aparece hundida ni se ha vuelto blanco el pelo, entonces el sacerdote aislará al enfermo durante siete días. [5] El séptimo día lo examinará; si observa que el mal está localizado sin extenderse por la piel, lo volverá a aislar por otros siete días. [6] El séptimo día lo volverá a examinar; si observa que la mancha está pálida y que no se ha extendido por la piel, entonces lo declarará puro. Es un caso de descamación. El enfermo lavará sus vestidos y quedará puro. [7] Pero si después de examinado por el sacerdote y declarado puro se extiende la descamación por la piel, se hará examinar de nuevo por el sacerdote. [8] El sacerdote lo examinará; si observa que la descamación se ha extendido por la piel, lo declarará impuro. Es un caso de afección cutánea. [9] »Cuando alguno tenga una afección cutánea será llevado al sacerdote. [10] El sacerdote lo examinará; si observa que tiene una inflamación blanquecina en la piel, que el pelo en esa parte se ha vuelto blanco y que se han formado llagas en la inflamación, [11] es un caso de afección crónica. El sacerdote lo declarará impuro. No lo aislará, porque es impuro. [12] Pero si la afección va atacando la piel, hasta cubrir al enfermo de pies a cabeza --cuanto puede observar el sacerdote--, el sacerdote lo examinará; [13] si observa que la afección ha cubierto toda su carne, declarará puro al enfermo. Toda su piel se ha vuelto blanca: es puro. [14] Pero cuando aparezcan en él nuevas llagas, será impuro. [15] El sacerdote examinará las llagas, y lo declarará impuro, porque las llagas son impuras. Es un caso de afección cutánea. [16] Y si se cierran las llagas y se vuelven blancas, se presentará al sacerdote. [17] El sacerdote lo examinará; si observa que la parte afectada se ha vuelto blanca, declarará puro al enfermo: es puro. [18] »Cuando uno tenga una úlcera ya sanada [19] y se le produzca sobre la úlcera una inflamación blanquecina o una mancha rojiza clara, se hará examinar por el sacerdote. [20] El sacerdote lo examinará; si la mancha aparece hundida y el pelo se ha vuelto blanco, el sacerdote lo declarará impuro. Es un caso de afección producida en la úlcera. [21] Pero si al examinar la mancha observa el sacerdote que el pelo no se ha vuelto blanco ni se ha hundido la piel y que la mancha se ha vuelto pálida, entonces el sacerdote aislará al enfermo durante siete días; [22] si se extiende el mal por la piel, el sacerdote lo declarará impuro. Es un caso de afección. [23] Pero si a los siete días la mancha sigue localizada, sin extenderse, se trata de la cicatriz de la úlcera. El sacerdote lo declarará puro. [24] »Cuando uno tenga una quemadura en la piel y se le produzca sobre la parte quemada una mancha blanca o rojiza clara, [25] el sacerdote lo examinará; si observa que el pelo en la mancha se ha vuelto blanco y que ésta aparece hundida, es un caso de afección producida en la quemadura. El sacerdote lo declarará impuro: es un caso de afección cutánea. [26] Pero si, al examinarlo, el sacerdote observa que no se ha vuelto blanco el pelo en la mancha ni se ha hundido la piel y que la mancha está pálida, entonces aislará al enfermo durante siete días. [27] El séptimo día lo examinará; si se ha extendido el mal por la piel, el sacerdote lo declarará impuro: es un caso de afección cutánea. [28] Pero si la mancha está localizada, sin extenderse por la piel, y se ha vuelto pálida, se trata de la inflamación de la quemadura. El sacerdote lo declarará puro, pues se trata de la cicatriz de la quemadura. [29] »Cuando a un hombre o a una mujer se le produzca una afección en la cabeza o en la barba, [30] el sacerdote examinará la afección; si observa que está hundida y que el pelo se ha vuelto amarillo y ralo, el sacerdote lo declarará impuro: es un caso de sarna, afección de la cabeza o la barba. [31] Pero si, al examinar la sarna, el sacerdote ve que, aunque la piel no aparece hundida, ya no le queda pelo negro, aislará al enfermo durante siete días. [32] El séptimo día lo examinará; si observa que no se ha extendido la sarna, que no hay pelo amarillo ni aparece hundida, [33] entonces el enfermo se afeitará completamente menos la parte sarnosa, y el sacerdote lo volverá a aislar por otros siete días. [34] El séptimo día el sacerdote examinará la sarna; si observa que no se ha extendido y que la piel no aparece hundida, el sacerdote lo declarará puro. El enfermo lavará sus vestidos y quedará puro.[35] Pero si, después de declarado puro, se extiende la sarna, el sacerdote lo volverá a examinar; [36] si observa que la sarna se ha extendido, no hace falta que mire si el pelo se ha vuelto amarillo: es impuro. [37] Pero si ve que la sarna está localizada y le crece pelo negro, entonces la sarna está sanada: es puro, y el sacerdote lo declarará puro. [38] »Cuando a un hombre o a una mujer le salgan manchas blancas en la piel, el sacerdote lo examinará; [39] si observa sobre la piel manchas blancas pálidas, es un caso de leucodermia formada en la piel: es puro. [40] »Cuando a un hombre se le caiga el pelo, es un caso de alopecia: es puro. [41] Si se le cae el pelo de las sienes, se le forman entradas: es puro. [42] Si en la calvicie o en las entradas se le forman llagas rojizas claras, es un caso de afección producida en la calvicie o en las entradas. [43] El sacerdote lo examinará; si observa en la calvicie o en las entradas una inflamación rojiza clara del mismo aspecto que las afecciones cutáneas, [44] se trata de un hombre con afección cutánea: es impuro. El sacerdote lo declarará impuro de afección en la cabeza. [45] El que ha sido declarado enfermo de afección cutánea andará harapiento y despeinado, con la barba placada y gritando: ¡Impuro, impuro! [46] Mientras le dure la afección seguirá impuro. Vivirá apartado y tendrá su morada fuera del campamento. [47] Cuando se produzca una infección en un vestido de lana o de lino, [48] en una trama o urdimbre de lana o de lino, en un cuero o en cualquier objeto de piel, [49] y aparezca en ellos una mancha verdusca o rojiza, es una infección que hay que hacer examinar al sacerdote. [50] El sacerdote examinará la mancha y aislará el objeto durante siete días. [51] El séptimo día lo examinará; si se ha extendido el mal por el vestido, o por la trama o urdimbre, o por el cuero del objeto hecho con piel, se trata de un morbo corrosivo: es impuro. [52] Quemará el vestido, la trama o urdimbre, de lana o de lino, o el objeto de piel en el que ha prendido el mal, porque se trata de un morbo corrosivo: lo quemará.[53] Pero si al examinarlo observa el sacerdote que no se ha extendido el mal por el vestido, trama, urdimbre o por el objeto de cuero, [54] mandará lavar la parte manchada y la volverá a aislar por otros siete días. [55] Después de lavada, el sacerdote volverá a examinar la mancha, y si no ha cambiado de aspecto, aunque no se haya extendido, es impura. El sacerdote la quemará: está corroída por el derecho o por el revés. [56] Pero si después de lavada, al examinarla el sacerdote, observa que la mancha se ha vuelto pálida, entonces arrancará el trozo del vestido, del cuero, de la trama o de la urdimbre. [57] Y si más tarde reaparece la mancha en el vestido, trama, urdimbre o en el objeto de piel, el mal sigue. Quemaréis todo lo infectado. [58] El vestido, trama, urdimbre u objeto de cuero del que ha desaparecido la mancha al lavarlo, lo volveréis a lavar y quedará puro. [59] Ésta es la ley sobre la infección en vestidos de lana o lino, en trama o urdimbre y en objetos de piel. Es la ley según la cual se declararán puros o impuros».
Levítico capítulo 14
[1] El Señor dijo a Moisés: [2] ---Rito de purificación de las afecciones cutáneas: El día en que el enfermo se presente al sacerdote, [3] el sacerdote saldrá fuera del campamento y comprobará que el enfermo se ha sanado de su afección cutánea. [4] Después mandará traer para el purificando dos aves puras, vivas, ramas de cedro, púrpura escarlata e hisopo. [5] El sacerdote mandará degollar una de las aves en una vasija de loza sobre agua corriente. [6] Después tomará el ave viva, las ramas de cedro, la púrpura escarlata y el hisopo, y los mojará, también el ave viva, en la sangre del ave degollada sobre agua corriente. [7] Salpicará siete veces al que se está purificando de la afección, y lo declarará puro. El ave viva la soltará después en el campo. [8] El purificando lavará sus vestidos, se afeitará completamente, se bañará y quedará puro. Después de esto podrá entrar en el campamento. Pero durante siete días se quedará fuera de su tienda. [9] El séptimo día se rapará la cabeza, se afeitará la barba, las cejas y todo el pelo, lavará sus vestidos, se bañará y quedará puro. [10] »El octavo día tomará dos corderos sin defecto, una cordera añal sin defecto, doce litros de flor de harina de ofrenda, amasada con aceite, y un cuarto de litro de aceite. [11] El sacerdote que oficie la purificación presentará todo esto, junto con el purificando, ante el Señor, a la entrada de la tienda del encuentro. [12] El sacerdote tomará uno de los corderos y lo ofrecerá en sacrificio penitencial, junto con el cuarto de litro de aceite; los agitará ritualmente ante el Señor. [13] Después degollará el cordero en el matadero de las víctimas expiatorias y holocaustos en lugar santo, porque la víctima penitencial, igual que las víctimas expiatorias, pertenece al sacerdote: son porción sagrada. [14] El sacerdote tomará sangre de la víctima penitencial y untará con ella el lóbulo de la oreja derecha, el pulgar de la mano derecha y el pulgar del pie derecho del purificando. [15] Después echará un poco del aceite en su mano izquierda, [16] y untando en él el índice de su mano derecha, salpicará siete veces ante el Señor. [17] Con el aceite que le queda en la mano untará el lóbulo de la oreja derecha, el pulgar de la mano derecha y el pulgar del pie derecho del purificando, donde había untado la sangre de la víctima penitencial. [18] El resto del aceite que le queda en la mano lo derramará sobre la cabeza del purificando, y así expiará por él ante el Señor. [19] Después el sacerdote ofrecerá el sacrificio expiatorio y hará la expiación por el que se está purificando. Después degollará la víctima del holocausto,[20] y la ofrecerá junto con la ofrenda sobre el altar. Así expía por el purificando, y éste queda puro. [21] »Si es pobre y no tiene recursos, tomará sólo un cordero, víctima penitencial, para la agitación ritual y para la expiación, cuatro litros de flor de harina amasada con aceite para la ofrenda y un cuarto de litro de aceite [22] y dos tórtolas o dos pichones, según sus recursos, uno para el sacrificio expiatorio y otro para el holocausto. [23] El octavo día los presentará al sacerdote, a la entrada de la tienda del encuentro, en presencia del Señor, para su purificación. [24] El sacerdote tomará el cordero penitencial y el cuarto de litro de aceite y los agitará ritualmente ante el Señor. [25] Después degollará el cordero penitencial. El sacerdote tomará sangre de la víctima y untará con ella el lóbulo de la oreja derecha, el pulgar de la mano derecha y el pulgar del pie derecho del purificando. [26] Después echará un poco de aceite en su mano izquierda, [27] y con el índice de la mano derecha salpicará siete veces ante el Señor con el aceite que tiene en la izquierda. [28] Con el aceite que tiene en la mano, el sacerdote untará el lóbulo de la oreja derecha, el pulgar de la mano derecha y el pulgar del pie derecho del purificando, donde había untado la sangre de la víctima. [29] El resto del aceite que le quede en la mano lo derramará sobre la cabeza del purificando, para expiar por él ante el Señor. [30] Después ofrecerá una de las tórtolas o pichones, según sus recursos: [31] una en sacrificio expiatorio y otra en holocausto, junto a la ofrenda. El sacerdote expía así por el purificando en presencia del Señor. [32] Éste es el rito para la purificación del que padece de afección cutánea y no dispone de medios. [33] El Señor dijo a Moisés y a Aarón: [34] ---Cuando hayáis entrado en la tierra de Canaán, que voy a darles en posesión, y yo permita que una casa de vuestra tierra quede infectada, [35] el dueño de la casa se presentará al sacerdote a informarle: Ha aparecido una mancha en mi casa. [36] El sacerdote, sin esperar hasta el examen de la mancha, mandará desalojar la casa, para que no se contamine lo que hay en ella. [37] Después el sacerdote entrará a examinar la casa. El sacerdote examinará la mancha; si observa el mal en las paredes, cavidades verduscas o rojizas un poco hundidas en la pared, [38] saldrá a la puerta de la casa y la mandará cerrar durante siete días. [39] Al séptimo día volverá; si la mancha se ha extendido por la pared, [40] el sacerdote mandará quitar las piedras manchadas y echarlas a un lugar impuro fuera de la ciudad. [41] Mandará raspar toda la casa por dentro, y el polvo que salga de rasparla lo echarán a un lugar impuro, fuera de la ciudad. [42] Tomarán otras piedras y las pondrán en el lugar de las primeras. Y con nueva cal revocarán la casa. [43] Si después de quitadas las piedras y después de haber raspado y revocado la casa, reaparece la mancha, [44] el sacerdote volverá a examinar la casa; si observa que se ha extendido el mal por la casa, se trata de un morbo corrosivo de la casa: es impura. [45] Hará derribar la casa, piedras, maderamen y toda la cal, y lo sacará todo a un lugar impuro fuera de la ciudad. [46] El que entre en la casa mientras está cerrada, quedará impuro hasta la tarde. [47] El que duerma en la casa, lavará sus vestidos. El que coma en la casa, lavará sus vestidos. [48] Pero si el sacerdote entra, y al examinar la casa observa que no se ha extendido el mal después de haberla revocado, declarará pura la casa, porque el mal se ha sanado. [49] Entonces tomará dos aves, ramas de cedro, púrpura escarlata e hisopo para expiar por la casa. [50] Degollará una de las aves en una vasija de loza sobre agua corriente. [51] Después tomará la rama de cedro, el hisopo, la púrpura escarlata y el ave viva, y los mojará en la sangre del ave degollada sobre agua corriente, y salpicará la casa siete veces. [52] Así expía por la casa con la sangre del ave, con el agua corriente, con el ave viva, con la rama de cedro, con el hisopo y con la púrpura escarlata. [53] El ave viva la soltará en el campo, fuera de la ciudad. Así expía por la casa, y ésta queda pura. [54] Ésta es la ley sobre infecciones y sarnas, [55] sobre manchas de vestidos y casas; [56] sobre inflamaciones, erupciones y manchas, [57] según la cual se declaran los casos de pureza e impureza. Ésta es la ley sobre infecciones.

Levítico capítulo 15
[1] El Señor habló a Moisés y a Aarón: [2] ---Decid a los israelitas:»Cuando un hombre padezca de gonorrea, es impuro. [3] Éstas son las normas de impureza en caso de gonorrea, sea fluida o espesa, pues ambas son impuras. [4] La cama en que se acueste el enfermo quedará impura. El asiento que use quedará impuro. [5] El que toque la cama del enfermo lavará sus vestidos, se bañará y quedará impuro hasta la tarde. [6] El que se siente donde ha estado sentado el enfermo lavará sus vestidos, se bañará y quedará impuro hasta la tarde. [7] El que toque al enfermo lavará sus vestidos, se bañará y quedará impuro hasta la tarde. [8] Si el enfermo escupe a uno que está puro, éste lavará sus vestidos, se bañará y quedará impuro hasta la tarde. [9] La albardilla sobre la que monte el enfermo quedará impura. [10] El que toque un objeto sobre el que ha estado el enfermo quedará impuro hasta la tarde. Y el que lo transporte lavará sus vestidos, se bañará y quedará impuro hasta la tarde. [11] Aquél a quien el enfermo toque, antes de lavarse las manos, lavará sus vestidos, se bañará y quedará impuro hasta la tarde. [12] Todo cacharro de loza que toque el enfermo, se romperá; si es de madera, se lavará. [13] Cuando sane de la gonorrea, el enfermo contará siete días hasta su purificación. Lavará sus vestidos, se bañará con agua corriente y quedará puro. [14] El octavo día tomará dos tórtolas o dos pichones, se presentará ante el Señor, a la entrada de la tienda del encuentro, y los entregará al sacerdote. [15] El sacerdote los ofrecerá uno en sacrificio expiatorio y el otro en holocausto. Así expía por él, por su gonorrea, ante el Señor. [16] »Cuando un hombre tenga una polución, se bañará y quedará impuro hasta la tarde. [17] También la ropa o el cuero adonde haya caído el semen se lavará y quedará impura hasta la tarde. [18] Si un hombre se acuesta con una mujer, y tiene una polución, se bañarán los dos y quedarán impuros hasta la tarde. [19] »La mujer, cuando tenga su menstruación, quedará manchada durante siete días. El que la toque quedará impuro hasta la tarde. [20] El sitio donde se acueste o donde se siente, mientras está manchada, quedará impuro. [21] El que toque su casa, lavará sus vestiduras, se bañará y quedará impuro hasta la tarde. [22] El que toque el asiento que usó, lavará sus vestidos, se bañará y quedará impuro hasta la tarde. [23] Si está ella sobre la cama o el asiento, el que los toque quedará impuro hasta la tarde. [24] Si un hombre se acuesta con ella, pasará también a él la mancha: quedará impuro durante siete días, y dejará impura la cama en que se acueste. [25] »Cuando una mujer tenga hemorragias frecuentes fuera o después de la menstruación, quedará impura, como en la menstruación, mientras le duren las hemorragias. [26] La cama en que se acueste mientras le duran las hemorragias, quedará impura, lo mismo que en la menstruación. El asiento en que se siente quedará impuro. [27] El que los toque quedará impuro. Lavará sus vestidos, se bañará y quedará impuro hasta la tarde. [28] Si sana de sus hemorragias, contará siete días y después quedará pura. [29] El octavo día tomará dos tórtolas o dos pichones, los presentará al sacerdote, a la entrada de la tienda del encuentro. [30] El sacerdote ofrecerá uno en sacrificio expiatorio y otro en holocausto. Así expía por ella, por la impureza de sus hemorragias ante el Señor. [31] Precaved a los israelitas de la impureza, para que no mueran por su impureza, por haber profanado mi morada entre vosotros. [32] Ésta es la ley sobre la gonorrea, las poluciones que impurifican, [33] sobre la menstruación de la mujer, las secreciones de hombre o de mujer y sobre el hombre que se acuesta con una mujer en estado de impureza.
Levítico capítulo 16
[1] El Señor habló a Moisés después de la muerte de los dos hijos de Aarón, que murieron por acercarse hasta el Señor. [2] Dijo el Señor a Moisés: ---Di a tu hermano Aarón que no entre en cualquier fecha en el santuario, de la cortina hacia dentro, hasta la placa que cubre el arca. Así no morirá. Porque yo me muestro en una nube sobre la placa del arca. [3] Así entrará Aarón en el santuario: con un novillo para el sacrificio expiatorio y un carnero para el holocausto. [4] Se vestirá la túnica sagrada de lino, se cubrirá con calzones de lino, se ceñirá una banda de lino y se pondrá un turbante de lino. Son vestiduras sagradas: las vestirá después de haberse bañado. [5] Además recibirá de la asamblea de los israelitas dos machos cabríos para el sacrificio expiatorio y un carnero para el holocausto. [6] Aarón ofrecerá su novillo, víctima expiatoria, y hará la expiación por sí mismo y por su familia. [7] Después tomará los dos machos cabríos y los presentará ante el Señor a la entrada de la tienda del encuentro. [8] Echará a suerte los dos machos cabríos: uno le tocará al Señor y el otro a Azazel. [9] Tomará el que haya tocado en suerte al Señor y lo ofrecerá en sacrificio expiatorio. [10] El que tocó en suerte a Azazel lo presentará vivo ante el Señor, hará la expiación por él y después lo mandará al desierto, a Azazel. [11] Aarón ofrecerá su novillo, víctima expiatoria, y hará la expiación por sí mismo y por su familia, y lo degollará. [12] Tomará del altar que está ante el Señor un incensario lleno de brasas y una ambuesta de incienso de sahumerio pulverizado, pasando con ellos dentro de la cortina. [13] Pondrá incienso sobre las brasas, ante el Señor; el humo del incienso ocultará la placa que hay sobre el documento de la alianza, y así no morirá. [14] Después tomará sangre del novillo y salpicará con el dedo la placa, hacia oriente; después, frente a la placa, salpicará siete veces la sangre con el dedo. [15] Degollará el macho cabrío, víctima expiatoria, presentado por el pueblo; llevará su sangre dentro de la cortina, y hará igual que con la sangre del novillo: la salpicará sobre la placa y delante de ella. [16] Así hará la expiación por el santuario, por todas las impurezas y delitos de los israelitas, por todos sus pecados. Lo mismo hará con la tienda del encuentro, establecida entre ellos, en medio de sus impurezas. [17] Mientras esté haciendo la expiación por sí mismo, por su familia y por toda la asamblea de Israel, desde que entra hasta que sale, no habrá nadie en la tienda del encuentro. [18] Después saldrá, irá al altar que está ante el Señor, y hará la expiación por él: tomará sangre del novillo y del macho cabrío, irá untando con ella los salientes del altar. [19] Salpicará la sangre con el dedo siete veces sobre el altar. Así lo santifica y lo purifica de las impurezas de los israelitas. [20] Acabada la expiación del santuario, de la tienda del encuentro y del altar, Aarón presentará el macho cabrío vivo. [21] Con las dos manos puestas sobre la cabeza del macho cabrío vivo, confesará las iniquidades y delitos de los israelitas, todos sus pecados; se los echará en la cabeza al macho cabrío, y después, con el encargado de turno, lo mandará al desierto. [22] El macho cabrío se lleva consigo, a región baldía, todas las iniquidades de los israelitas. El encargado lo soltará en el desierto. [23] Después Aarón entrará en la tienda del encuentro, se quitará los vestidos de lino que se había puesto para entrar en el santuario y los dejará allí. [24] Se bañará en lugar santo y se pondrá sus propios vestidos. Volverá a salir, ofrecerá su holocausto y el holocausto del pueblo. Hará la expiación por sí mismo y por el pueblo, [25] y dejará quemarse sobre el altar la grasa de la víctima expiatoria. [26] El que ha llevado el macho cabrío a Azazel, lavará sus vestidos, se bañará y después podrá entrar en el campamento. [27] Las víctimas expiatorias, el macho cabrío y el carnero, cuya sangre se introdujo para expiar en el santuario, se sacarán fuera del campamento, y se quemarán piel, carne e intestinos. [28] El encargado de quemarlos lavará sus vestidos, se bañará y después podrá entrar en el campamento. [29] Ley perpetua. El día diez del séptimo mes haréis penitencia; no trabajaréis ni el nativo ni el inmigrante que reside entre vosotros. [30] Porque ese día se hace la expiación por vosotros, para purificaros. Quedaréis puros ante el Señor de todo pecado. [31] Es el sábado solemne en que haréis penitencia: es ley perpetua. [32] Hará la expiación el sacerdote ungido que ha sucedido a su padre en las funciones sacerdotales. Se pondrá los vestidos sagrados de lino [33] y hará la expiación por el santuario, por la tienda del encuentro y por el altar. Hará también la expiación por los sacerdotes y por toda la asamblea del pueblo de Israel. [34] Será para vosotros ley perpetua. Una vez al año se hará la expiación por todos los pecados de los israelitas. Moisés hizo lo que le había mandado el Señor.
Levítico capítulo 17
[1] El Señor habló a Moisés: [2] ---Di a Aarón, a sus hijos y a los israelitas: Esto es lo que manda el Señor: [3] Cualquier israelita que en el campamento o fuera de él degüelle un toro, un cordero o una cabra, [4] y no los lleve a la entrada de la tienda del encuentro, para ofrecérselos al Señor, ante su morada, es reo de sangre. Ha derramado sangre y será excluido de su pueblo. [5] Así pues, los israelitas llevarán al sacerdote las víctimas que maten en el campo y las ofrecerán al Señor en sacrificio de comunión, a la entrada de la tienda del encuentro. [6] El sacerdote rociará con la sangre el altar del Señor, situado a la entrada de la tienda del encuentro, y dejará quemarse la grasa en aroma que aplaca al Señor. [7] En adelante no inmolarán sus víctimas a los demonios, con quienes se han prostituido. Ley perpetua para los israelitas en todas sus generaciones. [8] Diles también: Cualquier israelita o inmigrante residente entre vosotros que ofrezca un holocausto o un sacrificio, [9] y no los lleve a la entrada de la tienda del encuentro para ofrecerlos al Señor, será excluido de su pueblo. [10] Cualquier israelita o inmigrante residente entre vosotros que coma sangre me enfrentaré con él y lo extirparé de su pueblo. [11] Porque la vida de la carne es la sangre, y yo os he dado la sangre para uso del altar, para expiar por vuestras vidas. Porque la sangre expía por la vida. [12] Por eso he prescrito a los israelitas: ni vosotros ni el inmigrante residente entre vosotros comeréis sangre. [13] Cualquier israelita o inmigrante residente entre vosotros que cobre una pieza comestible de pluma o de pelo, derramará su sangre y la cubrirá con tierra, [14] porque la vida de la carne es su sangre. Por eso he prescrito a los israelitas: no comeréis la sangre de carne alguna, porque la vida de la carne es su sangre; quien la coma, será excluido. [15] Todo nativo o inmigrante que coma carne muerta o desgarrada por una bestia, lavará sus vestidos y se bañará y quedará impuro hasta la tarde; después quedará puro. [16] Si no los lava ni se baña, cargará con su culpa.
Levítico capítulo 18
[1] El Señor habló a Moisés: [2] ---Di a los israelitas: Yo soy el Señor, vuestro Dios. [3] No haréis lo que hacen los egipcios, con quienes habéis convivido, o los cananeos, a cuyo país os llevo; ni seguiréis su legislación. [4] Cumplid mis mandatos y guardad mis leyes, procediendo según ellos. Yo soy el Señor, vuestro Dios. [5] Cumplid mis leyes y mis mandatos, que dan vida al que los cumple. Yo soy el Señor. [6] »Nadie se acercará a un pariente para tener relaciones sexuales con él. Yo soy el Señor. [7] »No tendrás relaciones con tu madre. Es de tu padre y es tu madre; no tendrás relaciones con ella. [8] »No tendrás relaciones con la concubina de tu padre. Es carne de tu padre. [9] »No tendrás relaciones con tu hermana, por parte de padre o de madre, nacida en casa o fuera. [10] »No tendrás relaciones con tus nietas. Son tu propia carne. [11] »No tendrás relaciones con la hija nacida a tu padre de su concubina. Es tu hermana. [12] »No tendrás relaciones con tu tía paterna. Es de la sangre de tu padre. [13] »No tendrás relaciones con tu tía materna. Es de la sangre de tu madre. [14] »No ofenderás a tu tío, hermano de tu padre, teniendo relaciones con su mujer. Es tu tía. [15] »No tendrás relaciones con tu nuera. Es mujer de tu hijo; no tendrás relaciones con ella. [16] »No tendrás relaciones con tu cuñada. Es carne de tu hermano. [17] »No tendrás relaciones con una mujer y con su hija, o con dos primas hermanas. Son de la misma sangre; es aborrecible. [18] »No tomarás a la vez a una mujer y a su hermana, creando rivalidades al tener relaciones también con ella, mientras vive la otra. [19] »No tendrás relaciones con una mujer durante su menstruación. [20] »No te acostarás con la mujer de tu prójimo. Quedarías impuro. [21] »No sacrificarás un hijo tuyo a Moloc por el fuego, profanando el Nombre de tu Dios. Yo soy el Señor. [22] »No te acostarás con un hombre como con mujer. Es una abominación. [23] »No te acostarás con un animal. Quedarías impuro. La mujer no se ofrecerá a un animal para que la cubra. Es una depravación. [24] No os manchéis con nada de esto, porque eso es lo que hacen los pueblos que yo os voy a quitar de en medio de vosotros. [25] La tierra está impura: le tomaré cuentas, y ella vomitará a sus habitantes. [26] Vosotros, en cambio, cumplid mis leyes y mandatos y no cometáis ninguna de esas abominaciones, tanto el nativo como el inmigrante que reside entre vosotros. [27] Porque todas esas abominaciones las cometían los habitantes que os precedieron en la tierra, y la tierra quedó impura. [28] ¡Que la tierra no os vaya a vomitar también a vosotros, por haberla manchado, como vomitó a los pueblos que os precedieron! [29] Porque todo aquel que cometa una de esas abominaciones será excluido de su pueblo. [30] Así pues, respetad mis prohibiciones no haciendo ninguna de las prácticas abominables que se hacían antes de llegar vosotros. No os manchéis con ellas. Yo soy el Señor, vuestro Dios.
Levítico capítulo 19
[1] El Señor habló a Moisés: [2] ---Di a toda la comunidad de los israelitas:»Sed santos, porque yo, el Señor, vuestro Dios, soy santo. [3] »Respetad a vuestros padres y guardad mis sábados. Yo soy el Señor, vuestro Dios. [4] »No acudáis a ídolos ni os hagáis dioses de fundición. Yo soy el Señor, vuestro Dios. [5] »Cuando ofrezcáis al Señor sacrificios de comunión, hacedlo de forma que os sean aceptados. [6] Se comerá la víctima el día mismo de su inmolación o al día siguiente. Lo que sobre, se quemará al tercer día. [7] Lo que se come el tercer día es de desecho e inválido. [8] El transgresor cargará con su culpa por haber profanado lo santo del Señor, y será excluido de su pueblo.[9] »Cuando seguéis la mies de vuestras tierras, no desorillarás el campo ni espigarás después de segar. [10] Tampoco harás el rebusco de tu viña ni recogerás las uvas caídas. Se lo dejarás al pobre y al inmigrante. Yo soy el Señor, vuestro Dios. [11] »No robaréis, ni defraudaréis, ni engañaréis a ninguno de vuestro pueblo. [12] »No juraréis en falso por mi Nombre, profanando el Nombre de tu Dios. Yo soy el Señor. [13] »No explotarás a tu prójimo ni lo expropiarás. No dormirá contigo hasta el día siguiente el jornal del obrero. [14] »No maldecirás al sordo ni pondrás tropiezos al ciego. Respeta a tu Dios. Yo soy el Señor. [15] »No daréis sentencias injustas. No serás parcial ni por favorecer al pobre ni por honrar al rico. Juzga con justicia a tu prójimo. [16] »No andarás con cuentos de aquí para allá ni declararás en falso contra la vida de tu prójimo. Yo soy el Señor.[17] »No guardarás odio a tu hermano. Reprenderás abiertamente al prójimo y no cargarás con pecado por su causa. [18] »No serás vengativo ni guardarás rencor a tu propia gente. Amarás a tu prójimo como a ti mismo. Yo soy el Señor. [19] »Guardad mis leyes. No cruzarás animales de especie diversa, ni sembrarás semillas de especie diversa, ni llevarás vestidos de paño mezclado. [20] »El que se acueste con una esclava prometida a otro, no rescatada ni manumitida, la resarcirá; pero no serán reos de muerte, por no ser ella libre. [21] Ofrecerá al Señor a la entrada de la tienda del encuentro un carnero como víctima penitencial. [22] El sacerdote, con el carnero del sacrificio penitencial, expiará por él, por el pecado que cometió, en presencia del Señor. Y se le perdonará el pecado que cometió. [23] »Cuando entréis en la tierra y plantéis árboles frutales, se abstendrán por tres años de cortar sus frutos: los dejaréis incircuncisos. Sus frutos no se comerán. [24] Al cuarto año se los consagraréis festivamente al Señor. [25] Y al quinto podréis comer de ellos; así incrementaréis para vuestro provecho el rendimiento del árbol. Yo soy el Señor, vuestro Dios. [26] »No comeréis carne con sangre. No practicaréis la adivinación ni la magia. [27] No os raparéis en cerco la cabeza ni os recortaréis la barba. [28] No os haréis incisiones por un difunto ni tampoco tatuajes. Yo soy el Señor. [29] »No profanes a tu hija prostituyéndola. No sea que también la tierra se prostituya y se llene de depravación. [30] »Guardad mis sábados y respetad mi santuario. Yo soy el Señor. [31] »No acudáis a nigromantes ni consultéis adivinos. Quedaréis impuros. Yo soy el Señor, vuestro Dios. [32] »Álzate ante las canas y honra al anciano. Respeta a tu Dios. Yo soy el Señor. [33] »Cuando un inmigrante se establezca con vosotros en vuestro país, no lo oprimiréis. [34] Será para vosotros como el nativo: lo amarás como a ti mismo, porque vosotros fuisteis inmigrantes en Egipto. Yo soy el Señor, vuestro Dios. [35] »No daréis sentencias injustas en los juicios ni cometeréis injusticias en pesos y medidas. [36] Tened balanza, pesas y medidas exactas. Yo soy el Señor, vuestro Dios, que os sacó de Egipto. [37] »Cumplid todas mis leyes y mandatos poniéndoos por obra. Yo soy el Señor.
Levítico capítulo 20
[1] El Señor habló a Moisés: [2] ---Di a los israelitas:»Cualquier israelita o inmigrante residente en Israel que entregue un hijo suyo a Moloc es reo de muerte. Los habitantes del país lo apedrearán. [3] Yo mismo me enfrentaré con él y lo extirparé de su pueblo, por haber entregado un hijo suyo a Moloc, manchando mi santuario y profanando mi Nombre santo. [4] Pero si los habitantes del país se desentienden del que entrega un hijo suyo a Moloc y no ejecutan al culpable, [5] yo mismo me enfrentaré con él y con su familia, y extirparé de su pueblo a él y a cuantos como él se prostituyen con Moloc. [6] »Si uno acude a nigromantes y adivinos para prostituirse con ellos, me enfrentaré con él y lo extirparé de su pueblo. [7] »Así pues, santificaos y sed santos, porque yo, el Señor, soy vuestro Dios. [8] »Guardad mis leyes poniéndolas por obra. Yo soy el Señor, que os santifica. [9] »El que maldiga a su padre o a su madre, es reo de muerte. Caiga su sangre sobre él por haberlos maldecido. [10] »Si uno comete adulterio con la mujer de su prójimo, los dos adúlteros son reos de muerte. [11] »Si uno se acuesta con la concubina de su padre, ofendiendo a su propio padre, ambos son reos de muerte. Caiga su sangre sobre ellos. [12] »Si uno se acuesta con su nuera, ambos son reos de muerte. Han cometido una depravación. Caiga su sangre sobre ellos. [13] »Si un hombre se acuesta con otro hombre como con mujer, ambos cometen una abominación. Son reos de muerte. Caiga su sangre sobre ellos. [14] »Si uno toma a la vez a una hija y a la madre, es cosa aborrecible. A él y a ellas los quemarán, para que no quede lo aborrecible entre vosotros. [15] »Si uno se acuesta con un animal, es reo de muerte. Al animal lo mataréis. [16] »Si una mujer se ofrece a un animal para que la cubra, matarás a la mujer y al animal. Son reos de muerte. Caiga su sangre sobre ellos. [17] »Si uno toma a una hermana por parte de padre o de madre y tiene relaciones, es una infamia. Serán públicamente excluidos de su pueblo. Por haber tenido relaciones con su hermana, cargará con su culpa. [18] »Si uno se acuesta con una mujer durante su menstruación, descubriendo ambos la fuente de la sangre, los dos serán excluidos de su pueblo. [19] »No tendrás relaciones con una tía materna o paterna. Por haber tenido relaciones con alguien de su propia sangre, cargarán con su culpa. [20] »Si uno se acuesta con la cuñada de su padre, ofende a su tío. Cargarán con su pecado y morirán sin hijos. [21] »Si uno toma a su cuñada, es una inmundicia. Ofende a su propio hermano. No tendrán hijos.[22] »Cumplid todas mis leyes y mandatos poniéndolos por obra, para que no os vomite la tierra a la que os llevo para que habitéis en ella. [23] »No sigáis la legislación de los pueblos que voy a expulsar ante vosotros, porque me da asco su proceder. [24] Os he dicho: Vosotros poseeréis su tierra, yo os la voy a dar en posesión, una tierra que mana leche y miel. Yo soy el Señor, vuestro Dios, que os he separado de los demás pueblos. [25] »Separad también vosotros los animales puros de los impuros, las aves impuras de las puras, y no os contaminéis con animales, aves o reptiles que yo he separado como impuros. [26] »Sed para mí santos, porque yo, el Señor, soy santo, y os he separado de los demás pueblos para que seáis míos. [27] »El hombre o mujer que practique la nigromancia o la adivinación es reo de muerte. Será apedreado. Caiga su sangre sobre él.
Levítico capítulo 21
[1] El Señor habló a Moisés: ---Di a los sacerdotes aaronitas: »El sacerdote no se contaminará con el cadáver de un pariente, [2] a no ser de pariente próximo: madre, padre, hijo, hija, hermano [3] o de su propia hermana soltera, no dada en matrimonio. No se incluye la pariente casada. [4] Queda profanado. [5] No se raparán la cabeza, no se recortarán la barba ni se harán incisiones. [6] Serán santos para su Dios y no profanarán el Nombre de su Dios, porque son los encargados de ofrecer la oblación del Señor, la comida de su Dios. Deben ser santos. [7] »No tomará por mujer una prostituta, una violada o una repudiada por su marido, porque está consagrado a su Dios. [8] Lo considerarás santo, porque es el encargado de ofrecer la comida de tu Dios. Será para ti santo, porque yo, el Señor, que los santifico, soy santo. [9] »Si la hija de un sacerdote se profana prostituyéndose, profana a su propio padre. Debe ser quemada. [10] »El sumo sacerdote, escogido entre sus hermanos, sobre cuya cabeza ha sido derramado el aceite de la unción y que ha sido consagrado con la investidura de los ornamentos, no irá despeinado ni harapiento. [11] No se acercará a cadáver alguno ni se contaminará con el de su padre o de su madre. [12] No saldrá del santuario ni profanará el santuario de su Dios, porque tiene la consagración del aceite de la unción de su Dios. Yo soy el Señor.[13] »Tomará por mujer una virgen. [14] No tomará por mujer una viuda, repudiada, violada ni prostituta, sino una virgen de su pueblo. [15] No profanará a sus hijos entre su pueblo, porque yo soy el Señor, que lo santifico. [16] El Señor habló a Moisés: [17] ---Di a Aarón: Ninguno de tus futuros descendientes que tenga un defecto corporal podrá ofrecer la comida de su Dios: [18] sea ciego, cojo, con miembros atrofiados o hipertrofiados, [19] con una pierna o un brazo fracturados, [20] cheposo, canijo, con cataratas, con sarna o tiña, con testículos lesionados. Nadie con alguno de estos defectos puede ofrecer la comida de su Dios. [21] Ninguno de los descendientes del sacerdote Aarón que tenga un defecto corporal se acercará a ofrecer la oblación del Señor. Tiene un defecto corporal: no puede acercarse a ofrecer la comida de su Dios. [22] Podrá comer la comida de su Dios, de la porción sagrada como de la santa; [23] pero no puede traspasar la cortina ni acercarse al altar, porque tiene un defecto corporal. No profanará mi santuario, porque yo soy el Señor, que los santifico. [24] Moisés se lo comunicó a Aarón, a sus hijos y a todos los israelitas.
Levítico capítulo 22
[1] El Señor habló a Moisés: [2] ---Di a Aarón y a sus hijos que traten con respeto la porción santa que los israelitas me consagran y no profanen mi santo Nombre. Yo soy el Señor. [3] Diles: Cualquiera de vuestros futuros descendientes que se acerque en estado de impureza a la porción santa que los israelitas consagran al Señor, será excluido de mi presencia. Yo soy el Señor. [4] Ningún descendiente de Aarón, enfermo de la piel o de gonorrea, comerá de la porción santa hasta que no esté puro. El que toque un cadáver, el que tenga polución, [5] el que toque un animal o un hombre que puedan contaminarlo con cualquier clase de impureza, [6] quedará impuro hasta la tarde. No comerá de la porción santa, sino que se bañará, [7] y a la puesta del sol quedará puro. Entonces podrá comer de la porción santa, que es su comida. [8] No comerá animal muerto o desgarrado por una fiera: quedaría impuro. Yo soy el Señor. [9] Respetarán mis prohibiciones para no incurrir en pecado que les traiga la muerte por haberse profanado. Yo soy el Señor, que los santifica. [10] Ningún extraño comerá de lo santo: ni el criado del sacerdote ni el jornalero lo comerán. [11] Pero si un sacerdote compra con su dinero un esclavo, éste lo podrá comer, lo mismo que los esclavos nacidos de su casa. [12] Si la hija de un sacerdote se casa con un laico, no podrá comer del tributo de la porción santa. [13] Pero si enviuda o es repudiada sin tener descendencia y vuelve a la casa paterna como en su juventud, podrá comer de la comida de su padre. Pero ningún laico podrá comerla. [14] El que por inadvertencia coma de lo santo, lo restituirá al sacerdote con recargo de un veinte por ciento. [15] Los sacerdotes no profanarán la porción santa que los israelitas tributan al Señor. [16] Incurrirían en grave culpa al comer de su porción santa. Yo soy el Señor, que los santifico. [17] El Señor habló a Moisés:[18] ---Di a Aarón, a sus hijos y a todos los israelitas: Cualquier israelita o inmigrante residente en Israel que ofrezca un holocausto al Señor, [19] voluntario o en cumplimiento de un voto, empleará como víctima, para que os sea aceptado, un macho sin defecto, de ganado mayor, ovino o caprino. [20] No ofreceréis reses con defecto, porque no os serán aceptadas. [21] El que ofrezca al Señor un sacrificio de comunión, voluntario o en cumplimiento de un voto, empleará reses de ganado mayor o menor, sin defecto, para que les sea aceptado. No tendrán defecto alguno. [22] No ofreceréis al Señor reses ciegas, con fracturas, mutiladas, con nubes, con sarna o tiña; ni las colocaréis sobre el altar en ofrenda al Señor. [23] Como ofrenda voluntaria podrás emplear toros u ovejas con miembros hipertrofiados o atrofiados; pero como cumplimiento de un voto no te serán aceptados. [24] No ofreceréis al Señor reses con testículos machacados, aplastados, arrancados o cortados. No haréis esto nunca en vuestra tierra. [25] Ni siquiera de parte de un extranjero ofreceréis tales reses como comida de vuestro Dios. Son deformes y defectuosas, y, por tanto, inválidas. [26] El Señor dijo a Moisés: [27] ---Cuando nazca un toro, un cordero o un cabrito, estarán siete días con la madre. A partir del octavo pueden ofrecerse válidamente en ofrenda al Señor. [28] No degollaréis el mismo día una vaca o una oveja con su cría. [29] Cuando ofrezcáis al Señor sacrificios de acción de gracias, hacedlo de forma que os sean aceptados. [30] Se comerá la víctima el día mismo de la inmolación, sin dejar nada para el día siguiente. Yo soy el Señor. [31] Cumplid mis preceptos, poniéndolos por obra. Yo soy el Señor. [32] No profanaréis mi Nombre santo, para que yo sea santificado entre los israelitas. Yo soy el Señor, que os santifico, [33] que os saqué de Egipto para ser vuestro Dios. Yo soy el Señor.
Levítico capítulo 23
[1] El Señor habló a Moisés: [2] ---Di a los israelitas: Éstas son las festividades del Señor en las que convocaréis asamblea litúrgica; son mis festividades: [3] Durante seis días trabajaréis, pero el día séptimo es día de descanso solemne, de asamblea litúrgica. No haréis trabajo alguno. Es día de descanso dedicado al Señor, en todos vuestros poblados.[4] Éstas son las festividades del Señor, las asambleas litúrgicas que convocaréis a su debido tiempo. [5] El día catorce del primer mes, al atardecer, es la Pascua del Señor. [6] El día quince del mismo mes es la fiesta de los panes ázimos dedicada al Señor. Comeréis panes ázimos durante siete días. [7] El primer día os reuniréis en asamblea litúrgica, y no haréis trabajo ni tarea alguna. [8] Los siete días ofreceréis oblaciones al Señor. Al séptimo día os volveréis a reunir en asamblea litúrgica, y no haréis trabajo ni tarea alguna.[9] El Señor habló a Moisés: [10] ---Di a los israelitas: Cuando entréis en la tierra que yo os voy a dar, y seguéis la mies, la primera gavilla se la llevaréis al sacerdote. [11] Éste la agitará ritualmente en presencia del Señor, para que os sea aceptada; la agitará el sacerdote el día siguiente al sábado. [12] Ese mismo día ofreceréis al Señor en holocausto un cordero añal sin defecto; [13] haréis también una ofrenda de ocho litros de flor de harina amasada con aceite --oblación de aroma que aplaca al Señor-- y una libación de un litro de vino. [14] No comeréis pan de granos tiernos tostados hasta el día en que llevéis vuestra ofrenda a Dios. Ley perpetua para todas las generaciones en todos vuestros poblados. [15] Pasadas siete semanas completas, a contar desde el día siguiente al sábado --día en que lleváis la gavilla para la agitación ritual--, [16] hasta el día siguiente al séptimo sábado, es decir, a los cincuenta días, haréis una nueva ofrenda al Señor. [17] Desde vuestros poblados traeréis pan para la agitación ritual: dos roscas de ocho litros de flor de harina cocidas con levadura. Son las primicias del Señor. [18] Además del pan, ofreceréis en holocausto al Señor siete corderos añales sin defecto, un novillo y dos carneros, que junto con la ofrenda y las libaciones es oblación de aroma que aplaca al Señor. [19] Ofreceréis también en sacrificio expiatorio un macho cabrío y dos corderos añales en sacrificio de comunión. [20] El sacerdote lo agitará ritualmente, junto con el pan de las primicias, en presencia del Señor. Es porción santa del Señor para el sacerdote. [21] El mismo día os reuniréis en asamblea litúrgica y no haréis trabajo alguno. Ley perpetua para todas las generaciones en todos vuestros poblados. [22] Cuando seguéis la mies de vuestras tierras, no desorillarás tu campo ni espigarás después de segar; se lo dejarás al pobre y al inmigrante. Yo soy el Señor, vuestro Dios. [23] El Señor habló a Moisés: [24] ---Di a los israelitas: El día primero del séptimo mes es día de descanso solemne. Se anunciará con un toque. Os reuniréis en asamblea litúrgica. [25] No haréis trabajo alguno, y ofreceréis una oblación al Señor. [26] El Señor dijo a Moisés: [27] ---El día diez del séptimo mes es el día de la expiación. Os reuniréis en asamblea litúrgica, haréis penitencia y ofreceréis una oblación al Señor. [28] No haréis trabajo alguno, porque es día de expiación. Es el día en que se expía por vosotros en presencia del Señor, vuestro Dios. [29] Todo el que en ese día no haga penitencia será excluido de su pueblo. [30] A quien trabaje, lo exterminaré de su pueblo. [31] No haréis trabajo alguno. Ley perpetua para todas las generaciones en todos vuestros poblados. [32] Es día de descanso solemne, en el que haréis penitencia. Desde el nueve por la tarde al diez por la tarde guardaréis descanso. [33] El Señor habló a Moisés: [34] ---Di a los israelitas: El día quince del séptimo mes comienza la fiesta de las Chozas, dedicada al Señor, y dura siete días. [35] El día primero os reuniréis en asamblea litúrgica. No haréis trabajo alguno. [36] Los siete días ofreceréis oblaciones al Señor. Al octavo volveréis a reuniros en asamblea litúrgica y a ofrecer una oblación al Señor. Es día de reunión religiosa solemne. No haréis trabajo alguno. [37] Éstas son las festividades del Señor en las que os reuniréis en asamblea litúrgica y ofreceréis al Señor oblaciones, holocaustos y ofrendas, sacrificios de comunión y libaciones, según corresponda a cada día, [38] además de los sábados del Señor, además de vuestros dones y cuantos sacrificios ofrezcáis al Señor, sea en cumplimiento de un voto o voluntariamente. [39] Desde el día quince del séptimo mes, recogida ya la cosecha, celebraréis la fiesta del Señor durante siete días. El primero y el octavo son días de descanso solemne. [40] El primer día cortaréis frutos de árboles de adorno, palmas, ramas de árboles frondosos y de sauces, y haréis fiesta siete días en presencia del Señor. [41] Celebraréis esta fiesta dedicada al Señor anualmente, por espacio de siete días. Ley perpetua para vuestras generaciones: la celebraréis el séptimo mes. [42] Habitaréis los siete días en chozas. Todo israelita nativo habitará en chozas;[43] para que sepan vuestras futuras generaciones que yo hice habitar a los israelitas en chozas cuando los saqué de Egipto. Yo soy el Señor, vuestro Dios. [44] Moisés comunicó a los israelitas las festividades del Señor.
Levítico capítulo 24
[1] El Señor dijo a Moisés: [2] ---Manda a los israelitas que te traigan aceite de oliva puro y refinado para alimentar cada día la lámpara. [3] En la tienda del encuentro, delante de la cortina de la alianza, Aarón preparará cada día la lámpara, para que arda de la noche a la mañana en presencia del Señor. Ley perpetua para vuestras generaciones. [4] Colocará siempre las lámparas en el candelabro, de oro de ley, en presencia del Señor. [5] Toma flor de harina y cuece con ella doce roscas de ocho litros cada una. [6] Colócalas después en dos montones de a seis, sobre la mesa pura, en presencia del Señor. [7] Echa en cada montón incienso puro, para que sean pan de obsequio, oblación al Señor. [8] Todos los sábados las prepararás en presencia del Señor. Es un compromiso perpetuo de los israelitas. [9] Son para Aarón y sus hijos, que las comerán en lugar santo. Es la porción sagrada, porción perpetua para Aarón, de la oblación al Señor. [10] Había entre los israelitas un hijo de madre israelita y padre egipcio. Un día riñó con un israelita en el campamento. [11] Blasfemó y maldijo el Nombre del Señor, por lo que lo llevaron ante Moisés --su madre se llamaba Selamit, hija de Dibrí, de la tribu de Dan--.[12] Lo arrestaron hasta que decidiese por medio de un oráculo del Señor. [13] El Señor dijo a Moisés: [14] ---Saca al blasfemo fuera del campamento. Que todos los que le oyeron pongan las manos sobre su cabeza y luego toda la asamblea lo apedreará. [15] Después dirás a los israelitas: Todo el que maldiga a su Dios, cargará con su pecado. [16] El que blasfeme el Nombre del Señor, es reo de muerte. Toda la asamblea lo apedreará. Inmigrante o nativo, quien blasfeme el Nombre del Señor morirá. [17] »El que mate a un hombre, es reo de muerte. [18] »El que mate un animal, compensará pieza por pieza. [19] »Al que lesione a un conciudadano, se le hará lo que él ha hecho: [20] fractura por fractura, ojo por ojo, diente por diente. La lesión que causó a otro se le causará a él. [21] »El que mate un animal, compensará una pieza con otra; el que mate a un hombre, morirá. [22] »Aplicaréis la misma sentencia al inmigrante y al nativo. Yo soy el Señor, vuestro Dios. [23] Moisés se lo comunicó a los israelitas, y éstos, sacando al blasfemo fuera del campamento, lo apedrearon. Los israelitas hicieron lo que el Señor había mandado a Moisés.
Levítico capítulo 25
[1] El Señor habló a Moisés en el monte Sinaí: [2] ---Di a los israelitas: Cuando entréis en la tierra que yo os voy a dar, la tierra gozará del descanso del Señor. [3] Durante seis años sembrarás tus campos y durante seis años vendimiarás tus viñedos y recogerás sus cosechas. [4] Pero el séptimo será año de descanso solemne para la tierra, el descanso del Señor. No sembrarás tus campos ni vendimiarás tus viñas. [5] No segarás el grano de ricio ni cortarás las uvas de cepas bordes. Es año de descanso para la tierra. [6] El descanso de la tierra os servirá de alimento a ti, a tu esclavo, a tu esclava, a tu jornalero, a tu criado y al inmigrante que vive contigo. [7] Su entera cosecha servirá de pasto a tu ganado y a los animales salvajes. [8] Haz el cómputo de siete semanas de años, siete por siete, o sea, cuarenta y nueve años. [9] A toque de trompeta darás un bando por todo el país, el día diez del séptimo mes. El día de la expiación haréis resonar la trompeta por todo vuestro país. [10] Santificaréis el año cincuenta y promulgaréis la liberación en el país para todos sus moradores. Celebraréis jubileo, cada uno recobrará su propiedad y retornará a su familia. [11] El año cincuenta es para vosotros jubilar, no sembraréis, ni segaréis el grano de ricio ni cortaréis las uvas de cepas bordes. [12] Porque es jubileo, lo considerarás sagrado. Comeréis de la cosecha de vuestros campos. [13] En este año jubilar cada uno recobrará su propiedad. [14] Cuando realicéis operaciones de compra y venta con alguien de vuestro pueblo, no os perjudiquéis unos a otros. [15] Lo que compres a uno de tu pueblo se tasará según el número de años transcurridos después del jubileo. Él, a su vez, te lo cobrará según el número de cosechas anuales: [16] cuantos más años falten, más alto será el precio; cuantos menos, menor será el precio. Porque él te cobra según el número de cosechas. [17] Nadie perjudicará a uno de su pueblo. Respeta a tu Dios. Yo soy el Señor, vuestro Dios. [18] »Cumplid mis leyes y guardad mis mandatos poniéndolos por obra y habitaréis tranquilos en la tierra. [19] La tierra dará sus frutos, comeréis hasta saciaros y habitaréis tranquilos. [20] Si os preguntáis: ¿Qué vamos a comer el año séptimo? No hemos sembrado ni hemos recogido cosecha. [21] Yo os mandaré mi bendición el año sexto, para que produzca cosecha para los tres años. [22] Sembraréis el año octavo y comeréis de la cosecha pasada. Hasta el año noveno, hasta la recogida de su cosecha, seguiréis comiendo de la pasada. [23] La tierra no se venderá sin derecho a retracto, porque es mía, y en lo mío sois inmigrantes y criados. [24] Daréis posibilidad de rescate a todas las tierras de vuestra propiedad. [25] Si un hermano tuyo se arruina y vende parte de su propiedad hereditaria, a su pariente más cercano toca rescatar lo vendido por su hermano. [26] El que no tenga quien lo rescate, si ahorra lo requerido para el rescate, [27] descontará los años desde su venta, y pagará al comprador lo que falta, recobrando así su propiedad. [28] Pero si no ha ahorrado lo requerido para el rescate, lo vendido quedará en poder del comprador hasta el año del jubileo, en que queda libre y vuelve a ser propiedad suya. [29] El que venda una vivienda situada en una ciudad amurallada tiene derecho al rescate hasta cumplirse un año de la venta. Su derecho al rescate es limitado. [30] Si no es rescatada en el plazo de un año, la casa situada en una ciudad amurallada queda en propiedad del comprador y sus sucesores, sin derecho a retracto. No queda libre el año del jubileo. [31] Los poblados no amurallados se consideran como los campos. Sus casas tienen posibilidad de rescate: quedan libres el año del jubileo. [32] Referente a las ciudades de los levitas, éstos tienen derecho perpetuo a rescatar las casas de las ciudades de su propiedad. [33] Si no son rescatadas, quedan libres el año del jubileo, porque las casas de las ciudades de los levitas son propiedad suya entre los israelitas. [34] Los ejidos pertenecientes a sus ciudades no se pueden vender, porque son propiedad perpetua de los levitas. [35] Si un hermano tuyo se arruina y no puede mantenerse, tú lo sustentarás para que viva contigo como el inmigrante o el criado. [36] No le exijas ni intereses ni recargo. Respeta a tu Dios, y viva tu hermano contigo. [37] No le prestarás dinero a interés ni pondrás recargo a su sustento. [38] Yo soy el Señor, vuestro Dios, que os saqué de Egipto para daros la tierra de Canaán y ser vuestro Dios. [39] Si un hermano tuyo se arruina y se te vende, no lo tratarás como esclavo, [40] sino como jornalero o criado. Trabajará contigo hasta el año del jubileo, [41] cuando él y sus hijos quedarán libres para retornar a su familia y recobrar su propiedad paterna. [42] Porque son mis servidores a quienes saqué de Egipto, y no pueden ser vendidos como esclavos.[43] No lo tratarás con dureza. Respeta a tu Dios. [44] Los esclavos y esclavas de vuestra propiedad los adquirirán entre los pueblos circundantes. [45] O bien entre los hijos de los criados inmigrantes que viven con vosotros, entre sus familias nacidas en vuestro territorio. Serán propiedad vuestra. [46] Se los dejarás en propiedad hereditaria a los hijos que os sucedan. Os podéis servir de ellos siempre, pero a vuestros hermanos israelitas no los trataréis con dureza. [47] Si un inmigrante o un criado mejoran de posición y un hermano tuyo se arruina y se vende al inmigrante o criado o a un descendiente de la familia del inmigrante, [48] después de haberse vendido tiene derecho a rescate. Uno de sus hermanos lo rescatará, [49] o un tío suyo o su primo o alguien de su parentela, o él mismo si ahorra lo necesario. [50] Calculará con el comprador los años desde la venta hasta el jubileo, y el precio corresponderá al número de años, a razón de jornales de jornalero. [51] Si quedan muchos años, se devolverá del precio de compra, como rescate, lo que corresponda a dichos años. [52] Si quedan pocos años para el jubileo, pagará el rescate calculando los años que faltan. [53] Cada año que pase con él, será como un jornalero. Y no permitirás que lo traten con dureza. [54] Si no es rescatado de ninguna de estas maneras, él y sus hijos quedarán libres el año jubilar. [55] Porque los israelitas me pertenecen como siervos: son siervos míos, a quienes saqué de Egipto. Yo soy el Señor, vuestro Dios.
Levítico capítulo 26
[1] ---No os haréis ídolos, ni erigiréis estelas, ni colocaréis relieves en piedra en vuestro país para postraros ante ellos. Porque yo soy el Señor, vuestro Dios. [2] Guardad mis sábados y respetad mi santuario. Yo soy el Señor. [3] Si seguís mis leyes y cumplís mis preceptos poniéndolos por obra, [4] yo os mandaré la lluvia a su tiempo: la tierra dará sus cosechas y los árboles sus frutos. [5] La trilla alcanzará a la vendimia y la vendimia a la sementera. Comeréis hasta saciaros y habitaréis tranquilos en vuestra tierra. [6] Pondré paz en el país y dormiréis sin alarmas. Descastaré las fieras y la espada no cruzará vuestro país. [7] Perseguiréis a vuestros enemigos, que caerán ante vosotros a filo de espada.[8] Cinco de vosotros pondrán en fuga a cien, y cien de vosotros, a diez mil. Vuestros enemigos caerán ante vosotros a filo de espada. [9] Me volveré hacia vosotros y os haré crecer y multiplicaros, manteniendo mi pacto con vosotros. [10] Comeréis de cosechas almacenadas y sacaréis lo almacenado para hacer sitio a lo nuevo. [11] Pondré mi morada entre vosotros y no os detestaré. [12] Caminaré entre vosotros y seré vuestros Dios y vosotros seréis mi pueblo. [13] Yo soy el Señor, vuestro Dios, que os saqué de Egipto, de la esclavitud, rompí las coyundas de vuestro yugo, os hice caminar erguidos. [14] Pero si no me obedecéis y no ponéis por obra todos estos preceptos, [15] si rechazáis mis leyes y detestáis mis mandatos, no poniendo por obra todos mis preceptos y rompiendo mi pacto, [16] entonces yo os trataré así: Despacharé contra vosotros el espanto, la tisis y la fiebre, que nublan los ojos y consumen la vida; sembraréis en balde, pues vuestros enemigos se comerán la cosecha; [17] me enfrentaré a vosotros y sucumbiréis ante vuestros enemigos; vuestros contrarios os someterán y huiréis sin que nadie os persiga. [18] Y si con todo no me obedecéis, multiplicaré por siete mis escarmientos, por vuestros pecados. [19] Quebrantaré vuestra terca soberbia. Convertiré vuestro cielo en hierro y en bronce vuestra tierra. [20] Se agotarán en balde vuestras fuerzas. Vuestros campos no darán su cosecha ni los árboles sus frutos. [21] Y si seguís obstinados en proceder contra mí, negándoos a obedecerme, multiplicaré por siete mis golpes, por vuestros pecados. [22] Soltaré contra vosotros fieras salvajes que os dejarán sin hijos, destrozarán vuestros ganados, os diezmarán y asolarán vuestros caminos. [23] Y si aún así no escarmentáis, sino que procedéis obstinadamente contra mí, [24] también yo procederé obstinadamente contra vosotros, multiplicando por siete mis golpes, por vuestros pecados. [25] Esgrimiré contra vosotros la espada vengadora de mi pacto y os refugiaréis en vuestras ciudades. Os mandaré entonces la peste, y os rendiréis a vuestros enemigos. [26] Cuando os corte el sustento de pan, diez mujeres cocerán vuestro pan en un horno, os darán el pan tasado y comeréis sin saciaros. [27] Y si aún así no me obedecéis, sino que procedéis obstinadamente contra mí, [28] también yo me seguiré obstinado en mi ira contra vosotros, multiplicando por siete mis escarmientos, por vuestros pecados. [29] Os comeréis la carne de vuestros hijos, os comeréis la carne de vuestras hijas. [30] Destruiré vuestros altozanos, destrozaré vuestros cipos, amontonaré vuestros cadáveres sobre los de vuestros ídolos, y os detestaré. [31] Devastaré vuestras ciudades, asolaré vuestros santuarios, no me aplacarán vuestros aromas. [32] Yo asolaré el país, y vuestros enemigos, sus ocupantes, se horrorizarán de él. [33] Os aventaré en medio de los pueblos y os perseguiré con la espada desenvainada. Vuestros campos serán desolación y vuestras ciudades ruinas. [34] Entonces todo el tiempo que dure la desolación y estéis vosotros en país enemigo, la tierra disfrutará de sus sábados; sólo entonces descansará la tierra y disfrutará de sus sábados. [35] Descansará todo el tiempo que dure la desolación; descanso de sábado que vosotros no le disteis mientras la habitabais. [36] A los que de vosotros sobrevivan, los haré acobardarse en país enemigo; alarmados por el rumor de hojas que vuelan, huirán como si fuera la espada, y caerán sin que nadie los persiga. [37] Tropezarán unos con otros, como si de espada se tratara, sin que nadie los persiga. No podréis oponer resistencia a vuestros enemigos. [38] Pereceréis en medio de los pueblos. El país enemigo os devorará. [39] Los que sobrevivan de vosotros se pudrirán en país enemigo por su culpa y la de sus padres. [40] Confesarán su culpa y la de sus padres: de haberme sido infieles y haber procedido obstinadamente contra mí, [41] por lo que también yo procedí obstinadamente contra ellos y los llevé a país enemigo, para ver si se doblegaba su corazón incircunciso y expiaban su culpa. [42] Entonces yo recordaré mi pacto con Jacob, mi pacto con Isaac, mi pacto con Abrahán: me acordaré de la tierra. [43] Pero ellos tendrán que abandonar la tierra, y así ella disfrutará de sus sábados, mientras queda desolada en su ausencia. Expiarán la culpa de haber rechazado mis mandatos y haber detestado mis leyes. [44] Pero aún con todo esto, cuando estén en país enemigo, no los rechazaré ni los detestaré hasta el punto de exterminarlos y de romper mi pacto con ellos. Porque yo soy el Señor, su Dios. [45] Recordaré en favor de ellos el pacto con los antepasados, a quienes saqué de Egipto, a la vista de los pueblos para ser su Dios. Yo soy el Señor. [46] Éstos son los preceptos, mandatos y leyes a tenor de los cuales pactó el Señor por medio de Moisés con los israelitas en el monte Sinaí.
Levítico capítulo 27
[1] El Señor habló a Moisés: [2] ---Di a los israelitas: Cuando alguno haga un voto especial ofreciendo al Señor el valor de una persona, se aplicarán las siguientes tarifas: [3] Un varón entre los veinte y los sesenta años será tasado en quinientos gramos de plata --pesos del templo--. [4] Si es mujer, será tasada en trescientos gramos. [5] Un chico entre los cinco y los veinte años será tasado en doscientos gramos; si es chica, en cien gramos. [6] Un niño entre el mes y los cinco años será tasado en cincuenta gramos; si es niña, en treinta gramos. [7] De los sesenta años para arriba, el varón será tasado en ciento cincuenta gramos; la mujer, en cien gramos. [8] Si es tan pobre que no puede pagar la tarifa, lo presentará al sacerdote, y éste lo tasará según los recursos del que hizo el voto. [9] Si se trata de un animal apto para la ofrenda al Señor, el animal entero queda consagrado. [10] No se puede cambiar ni sustituir animal bueno por malo, o viceversa. Y si se cambia un animal por otro, los dos quedan consagrados. [11] Si se trata de un animal impuro, no apto para la ofrenda al Señor, será presentado al sacerdote, [12] y éste lo tasará según su calidad. La tasación será válida. [13] Y si quiere rescatarlo, pagará un recargo del veinte por ciento sobre lo tasado. [14] Cuando alguno consagre su casa al Señor, el sacerdote la tasará según su calidad. La tasación será válida. [15] Si el que la consagró la quiere rescatar, pagará lo tasado con un veinte por ciento de recargo. [16] Si consagrara al Señor una parte de las tierras de su propiedad hereditaria, se tasará en proporción a su siembra: quinientos gramos de plata por cada doscientos veinte litros de cebada. [17] Si consagra el campo durante el año jubilar, la tasación será válida. [18] Pero si lo consagra después del jubileo, el sacerdote calculará el dinero que corresponde a los años que faltan hasta el próximo año jubilar, y hará el descuento correspondiente. [19] Si el que lo consagró lo quiere rescatar, pagará la tasa con un recargo del veinte por ciento. Y el campo será suyo. [20] Si no lo rescata o lo vende a otro, entonces el campo ya no podrá ser rescatado. [21] Cuando quede libre en el año jubilar, quedará, como campo dedicado, consagrado al Señor. Será propiedad del sacerdote. [22] Si uno consagra al Señor un campo comprado que no pertenece a su propiedad hereditaria, [23] el sacerdote calculará el valor de la tasa hasta el año jubilar. El que consagró el campo pagará ese mismo día lo tasado, como cosa consagrada al Señor. [24] El año jubilar el campo volverá al vendedor a quien pertenecía en propiedad hereditaria. [25] Las tasaciones se harán según el peso del templo: diez gramos equivalen a veinte óbolos. [26] Nadie consagrará el primogénito de los animales, porque le pertenece ya al Señor como primicia: sea vaca o sea oveja, pertenece al Señor. [27] Si se trata de un animal impuro, será rescatado con un recargo del veinte por ciento sobre lo tasado. Si no lo rescata, se venderá al precio tasado. [28] Lo que uno ha separado como cosa dedicada al Señor, personas, animales o campos de propiedad hereditaria, no podrá ser vendido ni rescatado. Lo dedicado es propiedad sagrada del Señor. [29] Una persona dedicada al exterminio no puede ser rescatada, ha de ser ejecutada. [30] Los diezmos del campo, de la siembra y de los frutos pertenecen al Señor y son sagrados. [31] Si alguien quiere rescatarlos, lo hará con un recargo del veinte por ciento sobre lo tasado. [32] Los diezmos de animales de ganado mayor o menor, la décima parte de todos los que pasen bajo el cayado, serán consagrados al Señor. [33] No hay que averiguar si son buenos o malos ni se sustituirán. Si se cambia un animal por otro, los dos quedan consagrados, sin posibilidad de rescate. [34] Éstos son los preceptos que el Señor dio a Moisés en el monte Sinaí para los israelitas.



Éxodo - Regresar al indice - Números

No hay comentarios:

Publicar un comentario